Ir a contenido

nueva normativa financiera

La entrada en vigor de la ley de crédito hipotecario choca con la tecnología

El retraso de la conexión entre bancos y notarios provoca una aplicación de la normativa a ritmo lento

El Ministerio de Justicia fuerza una moratoria para evitar que el sistema telemático quede colapsado

Max Jiménez Botías

Joan Carles Ollé, decano de los notarios de Catalunya, en una firma en su despacho de Barcelona.

Joan Carles Ollé, decano de los notarios de Catalunya, en una firma en su despacho de Barcelona.

"Estamos preparados. Ya se está enviando información de los nuevos créditos a los notarios. Pero es posible que en los primeros días el ritmo de firmas de hipotecas sea mucho menor que hasta ahora". Lo explican fuentes del Banco Santander, uno de los mayores bancos españoles y de los que se han realizado pruebas desde el primer momento a la plataforma (‘pasarela’) tecnológica mediante la que los notarios deben aportar la información precontractual a los clientes de los bancos que solicitan un crédito hipotecario. 

Bien, eso a partir del mes de agosto, porque tal como publicó ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Gobierno ha aprobado una moratoria de un mes y medio para que se tenga que utilizar de forma obligatoria el sistema digital para conectar a bancos con notarios para tansmitir la información que necesitan los clientes para firmar un crédito hipotecario. ¿Qué ha ocurrido y qué efecto tendrá ese retraso en la aplicación de la nueva ley? Bancos y notarios ya daban por hecho que la aplicación de la ley se hará a paso lento. “Lo normal es que los tráamites comiencen a realizarse a partir del lunes y que por lo tanto haya un par de semanas con menos contratos firmados de lo habitual”, ha destacado Joan Carles Ollé, decano de los notarios catalanes. Con más razón habrá que pensar que la vuelta a los procedimientos tradicionales que permite la moratoria ralentice más los procedimientos que establece la normativa, puesto que la ley entra en vigor de todas formas. 

La plataforma comenzó a funcionar el pasado tres de junio y desde entonces, las entidades financieras han comenzado a adherirse. “Hay ocho bancos que ya lo han hecho”, afirman fuentes del Colegio del Notariado, lo que quiere decir que esas entidades ya han estado enviando información sobre sus operaciones. Y es posible que a partir de este lunes, 17 de junio, ya puedan firmarse alguna hipotecas. “Pero pocas”, apuntan desde el Banc Sabadell. “por lo que vemos, el grado de adaptación de documentación a la nueva ley no es homogéneo. Algunas entidades, sobre todo las pequeñas, han preferido comenzar su adaptación a partir de la entrada en vigor de la ley”, explican fuentes bancarias. 

Todos conectados

Pero la realidad es que el sector financiero, contra la opinión de los notarios, temía que el sistema tecnológico elegido por los notarios --un sector con un nivel de digitalización menor--  no fuera capaz de resistir la conexión de todos los bancos a la vez. “No es lo mismo una prueba, que todos los bancos estén tramitando la información por el sistema. Había riesgo de que se colapsara a partir del lunes. Y esa es la razón por la que el Justicia ha decidido aplicar la moratoria”, han comentado fuentes financieras. 

La propia dinámica de la nueva legislación establece que hay que visitar al notario dos veces y que habrá un plazo de 10 días --en Catalunya son 14 en virtud de la ley que regula el consumo en la comunidad-- para el periodo precontractual en el que estos tienen que verificar la información facilitada por los bancos, tras el cual puede firmarse el contrato de préstamo. Lo que quiere decir que para que las hipotecas pudieran firmarse este lunes, la documentación debería haberse entregado el siete de junio, lo que reduce las posibilidades sustancialmente de que se produzcan firmas la primera semana 

Confiar en los otros 

No obstante, la Asociación Española de Banca (AEB) deja entrever cierto escepticismo en el siguiente cometario: “Con la información de la que disponemos, los bancos han adaptado sus procesos y por tanto están totalmente preparados para cumplir la nueva norma. Confiamos en que el resto de los intervinientes también lo estén. Los bancos están dispuestos como siempre a colaborar con el objetivo final de seguir dando el mejor servicio a sus clientes”, resalta la asociación patronal. 

Destaca la AEB que la nueva norma introduce un importante esfuerzo de información a los bancos y a los notarios en la fase precontractual para asegurar que el cliente entiende bien las características del contrato. “De esta forma mejora la clarificación y tramitación de hipotecas, reforzando la transparencia del proceso y por tanto la seguridad del cliente”. 

Otras soluciones

Los notarios defienden a capa y espada su plataforma, aunque la ley no especifica que el intercambio de información tenga que realizarse con una solución concreta. Al final se han aceptado otras soluciones como que la entidad que no quiere conectarse directamente, lo haga a través de un tercero, A efectos del cliente la cuestión es indiferente más allá de que notarios y bancos estén conectados. Los notarios precisan que la aplicación se instaló el 3 de junio en los 2.800 servidores de las notarías españolas a los que se pueden conectar los bancos y también las gestorías. 

Mientras los bancos han estado en modo de prueba con la nueva ley, han procurado acelerar los procesos con la normativa antigua con tal de firma las hipotecas que estaban en proceso avanzado de negociación. “Hemos batido récords en estas últimas semanas. Estamos intentado anticipar la firma de contratos antes de que entre en vigor la ley”, reconocen en el Banc Sabadell, aunque al parecer es algo en lo que parece que el cliente también ha estado interesado. “Si tienes que firmar el crédito y tienes los trámites avanzados, lo normal es que quieras cerrar la operación con anticipación a los cambios normativos”, afirma fuentes del Santander.  

Temas: Hipotecas