Encuentro BBVA y EL PERIÓDICO

El cliente, en el centro de la innovación de las empresas

BBVA y El Celler de Can Roca analizan sobre cómo competir en la era digital

«Hay que repensar todos los procesos desde cero», apuntan los expertos

Héloïse Vilaseca (centro)y Óscar Vélez (derecha), en el coloquio organizado por BBVA y EL PERIÓDICO. 

Héloïse Vilaseca (centro)y Óscar Vélez (derecha), en el coloquio organizado por BBVA y EL PERIÓDICO.  / JORDI COTRINA

2
Se lee en minutos
Guillem Tapia

La innovación y la creatividad son cualidades transversales que no entienden de sectores económicos y por eso cualquier tipo de negocio las puede incorporar en sus estructuras y procesos, independientemente de su naturaleza o tamaño. Buena cuenta de esto dieron los representantes de dos organizaciones líderes de ramos de actividad que poco o nada tienen que ver entre sí, como son la restauración y las finanzas, durante un coloquio organizado por BBVA y EL PERIÓDICO. Óscar Vélez –responsable de transformación de clientes empresariales de BBVA–y Héloïse Vilaseca –directora de innovación de El Celler de Can Roca– reflexionaron acerca de cómo las empresas pueden competir mejor en plena era digital en un acto celebrado esta semana en Barcelona.

Tanto El Celler de Can Roca como el BBVA consideraron la innovación un pilar dentro de sus organizaciones, y ambas disponen de equipos e infraestructuras para fomentarla. En el caso del que fue el mejor restaurante del mundo durante diversos años según The World’s 50 Best Restaurants cuenta con La Masia, un espacio donde se trabaja la creatividad gastronómica y que dispone de 10 trabajadores internos y hasta 300 profesionales itinerantes. Entre todos estos especialistas se encuentran cocineros, sumillers y gestores de salas de restaurantes, además de otros perfiles más alejados del mundo hostelero como científicos, diseñadores y artistas, que mezclan conocimientos e ideas para resolver retos sobre cuestiones gastronómicas.

Conocimiento

 Vilaseca también destacó que, a la hora de crear cualquier nuevo producto o servicio, el cliente siempre debe estar en el centro. «Los chefs de El Celler de Can Roca cocinan para satisfacer a los comensales, y nosotros innovamos con el mismo objetivo. Para conseguirlo tenemos que conocer tan bien como sea posible a los clientes y, en este sentido, tecnologías como el big data nos ayudan mucho», relató Vilaseca. La Masia, además de liderar la innovación para El Celler de Can Roca, también realiza investigaciones para la Casa de Cacao –el espacio polivalente impulsado por Jordi Roca especializado en el chocolate– y las heladerías Rocambolesc.

El BBVA, por su parte, dispuso la denominada factoría de transformación empresarial, dedicada a crear soluciones para pymes. Definida como un «universo de innovación» por Vélez, la factoría está compuesta por un equipo multidisciplinar de 300 profesionales que trabajan en equipos autónomos para surtir a los clientes empresariales de la entidad bancaria con soluciones innovadoras, desde préstamos al momento a avales.

«En nuestro caso no se trata únicamente de digitalizar procesos, sino también de repensar los procedimientos desde cero teniendo en cuenta las nuevas capacidades que nos da la tecnología y conseguir aportar valor al cliente», relató Vélez.

Mantener la esencia

Noticias relacionadas

Los ponentes del encuentro organizado por BBVA y EL PERIÓDICO también destacaron que, bajo ningún concepto, innovar no está reñido con mantener la esencia. “No se trata de hacer las cosas más complejas, sino de repensar y ser curioso. En La Masia trabajamos muy pegados a la tierra porque el producto es la base de nuestro modelo, así que es imposible que perdamos nuestras raíces”, valora Vilaseca.

“La clave para innovar es tener visión para anticiparse a los acontecimientos y saber usar todas las facilidades que ofrece la digitalización”, destaca Óscar Vélez. “La clave es que los productos que desarrollamos sean sencillos. Cuando se inició la transformación digital parecía que las soluciones debían tener muchos atributos y ser complejas. Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que las pymes demandan sencillez”, sentencia Vélez.