Ir a contenido

Renovables

La CNMC propone evitar la especulación en las renovables con más control

El regulador plantea el cumplimiento de determinados hitos en todo el proceso de instalación de la planta

Sara Ledo

Placas solares y un molino de energía eólica.

Placas solares y un molino de energía eólica.

Se acabó el 'chollo'. La Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) quiere reducir el número de permisos de puntos de acceso y conexión que gestiona Red Eléctrica para evitar la especulación en el sector renovable. Según el regulador a finales de abril había cerca de 50.000 megavatios de potencia renovable con permisos de acceso y conexión concedidos, la misma cantidad que el objetivo establecido por el Gobierno para el año 2030, por lo que propone endurecer el proceso y "atajar" la especulación. 

La entidad que dirige José María Marín Quemada reconoce en una circular con la que pretende regular el acceso y conexión a la red eléctrica que "existe el riesgo de que algunos de los titulares de estos permisos no tengan interés real en el desarrollo y puesta en marcha de las instalaciones, sino en obtener un beneficio con la transmisión de los permisos".

En octubre, el Gobierno ya reforzó el aval que pide a los solicitantes de puntos de acceso de 10 a 40 euros el kilovatio, pero no fue suficiente para alejar a la especulación del sector. La CNMC propone que el depósito de esa garantía vaya "unido" a un proyecto que tenga "suficientes visos de viabilidad" para evitar que se utilice el permiso de acceso "para negociar con un derecho adquirido". Y añade que en caso de modificación de determinadas características del proyecto una vez concedido el permiso será necesaria "una nueva solicitud".

Pero no solo eso. En el proceso desde que se pide el permiso de acceso hasta que la planta entra en funcionamiento, la CNMC quiere obligar a cumplir determinados hitos que demuestren que la instalación se está produciendo: tener el informe del impacto ambiental, la autorización administrativa previa a la instalación y la solicitud de la autorización administrativa de construcción antes de que se cumplan 12 meses del permiso de acceso. Y la autorización de construcción antes de cumplir 48 meses (cuatro años).     

Los pequeños productos sin aval

El superegulador quiere facilitar la llegada de los más pequeños frente a los más grandes evitando que las instalaciones con potencia igual o inferior a 100 kilovatios y las de autoconsumo tengan que pagar el aval de 40 euros por kilovatio y reduciendo los trámites de las peticiones. Además, propone prescindir de la figura del 'interlocutor único de nudo' -representante en la tramitación de los permisos de acceso de varios productores- "por el conflicto de intereses que acarrea", pues los productores más pequeños critican que esta figura actuaba en beneficio propio, y suprimir barreras al acceso a las líneas de evacuación. 

Además, para "maximizar" la capacidad de integración de renovables en las redes, la CNMC contempla la posibilidad de conceder permisos por una 'potencia complementaria' superior a la teóricamente máxima disponible, "lo que permitiría exprimir la capacidad de las redes en situaciones de baja utilización y facilitar la instalación de instalaciones de origen renovable complementarias". Y propone realizar subastas "puntuales" cuando surja o se libere un volumen significativo de capacidad en un nudo, siempre que su valor sea superior a los 200 megavatios de potencia, por ejemplo, cuando las centrales fósiles dejen de funcionar que esa cantidad se subaste de nuevo, en vez de que se quede en manos de sus actuales 'propietarias', las grandes eléctricas.