Ir a contenido

Reunió del Cercle

Aragonès invita al PSOE a recuperar la declaración de Pedralbes

El 'vicepresident' se impone como objetivo lograr la vuelta de sedes sociales de empresas

Agustí Sala

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (izquierda), antes de su intervención en las jornadas del Cercle d’Economia, con el consejero delegado del banco Sabadell, Jaume Guardiola. 

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (izquierda), antes de su intervención en las jornadas del Cercle d’Economia, con el consejero delegado del banco Sabadell, Jaume Guardiola. 

El 'vicepresident' Pere Aragonès invita a recuperar "la declaración de Pedralbes de diciembre del 2018" en el que se reconocía la existencia de "un conflicto que requiere una solución política". Durante su intervención en la 35 Reunió Cercle d'Economia, el responsable de las finanzas catalanas ha instado a "vencer el inmovilismo" al que ve sumido al PSOE.

A su vez, el responsable de las finanzas de la Generalitat, que ha sido presentado por el consejero delegado del Banc Sabadell, Jaume Guardiola, ha considerado que hay que conseguir que vuelvan muchas de las sedes sociales que se trasladaron tras el 1-O. "Si queremos recuperar el prestigio y generar autoconfianza es un paso necesario y hemos de hacerlo posible", ha sentenciado. 

Ante empresarios y directivos en la cita anual que el Cercle convoca en Sitges, ha recordado que la declaración de Pedralbes "es un buen principio" porque ni los independentistas tienen que renunciar de entrada a sus objetivos ni el Gobierno del Estado a los suyos.

"Hemos de salir de la zona de confort. Desde el independentismo estamos dispuestos a hacerlo. Hay que resolver desde la política lo que es un conflicto político. Una sentencia, por más dura que sea, no eliminará el independentismo o quizás quizás lo aumentará", ha sentenciado.

Retirar la intervención

También ha exigido la retirada de la intervención financiera de la Generalitat por parte del Estado en el 2015. "Hoy, la Generalitat tiende toda la autoridad política o moral para exigir que la intervención financiera del 2015 debe ser retirada". A su juicio, en la actualidad, esta intervención "solo se puede justificar por un prejuicio ideológico, no como una medida de prudencia financiera"

Aragonès, con un discurso mucho menos dramático que el 'president' Quim Torra el día anterior y mucho más conciliador ha recordado que desde la Generalitat "el trabajo se ha hecho", con la reducción de la senda de déficit público, desde el 1,95% del PIB al 0,44%, lo que supone más de 3.300 millones de euros. Ha destacado que el Govern ha cumplido "claramente" los objetivos de estabilidad, mientras que el Ejecutivo central, que es el que los establece, no lo ha hecho.

El 'vicepresident' ha admitido que es necesario un mayor papel del sector público y superar las políticas de austeridad. A su entender, olvidar los objetivos a medio y largo plazo, que requieren inversión, es una amenaza para el crecimiento futuro.

En este contexto, Artagonès ha propuesto una agenda catalana para la prosperidad, con aspectos que afectan a la energía y el bienestar de las personas.

<