Ir a contenido

cumbre económica

Torra pide a los empresarios que defiendan "la radicalidad democrática"

El 'president' reclama a los patronos que aboguen por un referéndum

Agustí Sala

El ’president’ de la Generalitat, Quim Torra, en Sitges.

El ’president’ de la Generalitat, Quim Torra, en Sitges. / FERRA NADEU

El 'president' Quim Torra ha pedido a los empresarios que defiendan las instituciones democráticas así como la celebración de un referéndum para dart salida al conflicto catalán. En la apertura de la 35 Reunió Cercle d'Economia a Sitges, el jefe del ejecutivo catalán ha reclamado al empresariado "que hable alto y claro, aquí y en Madrid, para defender la radicalidad democrática".

Antes de su discurso, el presidente del Cercle, Juan José Brugera,  ha alertado de que "la pérdida de poder económico de Catalunya empieza a notarse", y ha pedido dar prioridad a la gestión del día a día o lo que ha denominado "el gobierno de las cosas".

Pero el discurso del 'president' no ha dado respuesta a esas demandas. Tras un largo preludio de reproches al Estado e incluso a la Unión Europea (UE) por no presionar por el "derecho de autodeterminación de Catalunya", ha afirmado que "las divergencias políticas no deben solventarse a golpe de tribunales sino proponiendo, debatiendo y votando".

En esta línea, ha pedido complicidad para "exigir la pulcritud y la calidad democrática de las instituciones españolas". "Si queremos ser Dinamarca lo hemos de ser para todo". Y defender un referéndum "que pide el 80% de la sociedad", ha afirmado.

Ante un auditorio de empresarios y directivos, menos concurrido que en otras ediciones de estas reuniones económicas, ha afirmado que "no es política sino una necesidad de país" dar esos pasos. Torra ha insistido en el dinamismo económico catalán e incluso ha preguntado: "¿Se imaginan la capacidad inversora que tendría la Generalitat solo reduciendo en cuatro puntos el déficit fiscal?". Y ha insistido en que "la defensa de las instituciones democráticas no corresponde a la Admnistración sino a toda la sociedad".

Independentismo reforzado

Torra ha insistido en criticar al Gobierno central, tanto el del PP como el socialista y ha insistido en que el 26-M "ha reforzado el independentismo de manera global" y ha confiado en que también suponga un alcalde independentista en Barcelona.

El jefe del Govern ha insistido en que "las formaciones independentistas han salido reforzadas. Tras meses de estrategia del miedo, presiones y exilio, la ciudadanía sigue empujando. Ningún otro gobierno europeo ha contado con el apoyo del 50% de los votantes", ha sentenciado.

A su vez ha destacado el crecimiento de Catalunya, a pesar de vivir "un estado de excepción permanente". Ha asegurado y recurrido al estudio del Col.legi d'Economistes, que minimiza los efectos del referéndum del 1-O y magnifica los de la aplicación del artículo 155 de la Constitución que, a juicio del 'president', fue "ilegal". Asimismo ha acusado al Estado de ser el que "puso en riesgo" la economía catalana, al propiciar la fuga de depósitos y de sedes sociales

Torra ha asegurado también que la "deriva represiva" del Gobierno socialista contra el independentismo frena la búsqueda de una "solución democrática" al conflicto catalán. "Si no se frena esta deriva represiva, si se quiere alterar en los tribunales lo que ha votado la ciudadanía, es imposible que se imponga una solución democrática a conflicto político. La primera regla de todas es respetar la voluntad del pueblo", ha defendido.

El 'president' a su vez ha criticado que las "interferencias y vulneraciones de derechos políticos" no se han rebajado con la llegada de los socialistas al Gobierno, sino que han seguido "con el papel que ha jugado la Junta Electoral" en las elecciones del 28-A y 26-M, así como con la suspensión de diputados y senadores y las "amenazas" sobre eurodiputados electos.

El 'president' ha destacado la la "resiliencia admirable" de la economía catalana, pese al déficit fiscal del 8%& del producto interior bruto (PIB) que ha de soportar. Ha recordado que el país lleva "cinco años de crecimiento ininterrumpido, que coinciden con los años del 'procés'".

Por su parte, Brugera ha recordado la reciente nota de opinión en la que se daba por finiquitado el bipartidismo y se apelaba por reforzar la cultura del consenso y el diálogo. También recordaba la importancia de Europa y la necesidad de luchar contra la herencia que deja la crisis y una la salida del conflicto catalán, una cuestión "prioritaria" que debería encauzarse por el diálogo y la negociación.

"No debemos caer en el fatalismo", ha sentenciado. Ha recordado la última encuesta del CEO, en la que la mayoría optaban por una tercera vía, "claramente por delante de quienes abogan por la independencia".

El presidente del Cercle también ha destacado que "el malestar social requiere de atención prioritaria especialmente de los poderes públicos". 

Aunque ha admitido que no se han cumplido algunos "augurios", Brugera ha destacado que la pérdida de peso económico "empieza a notarse". A su vez ha reclamado una hoja de ruta compartida para recuperar el poder económico y potenciar grandes proyectos económicos.