Ir a contenido

No más apoyo

California demanda a Gobierno EEUU por quitar fondos al tren de alta velocidad

En la construcción de la infraestructura se han implicado dos empresas españolas, Dragados USA (propiedad de ACS) y Ferrovial

El Periódico/EFE

El Gobierno federal ya ha entregado durante los últimos años otros 2.500 millones de dólares a California para la construcción de la infraestructura ferroviaria.

El Gobierno federal ya ha entregado durante los últimos años otros 2.500 millones de dólares a California para la construcción de la infraestructura ferroviaria. / AP

El estado de California (EE.UU.) presentó el martes una demanda contra el Gobierno federal que dirige Donald Trump después de que este indicase la semana pasada su intención de eliminar fondos por valor de 929 millones de dólares destinados a la construcción de una línea de tren de alta velocidad.

La querella, presentada en los juzgados del distrito norte de California, con sede en San Francisco, asegura que la decisión del Ejecutivo fue "una violación de su propia manera de operar, arbitraria y caprichosa, un abuso de discreción, contraria a la ley y que amenaza con causar daños económicos significativos al estado".

El proyecto de unir mediante una línea de alta velocidad (que sería la primera de EE.UU.) los dos principales centros urbanos californianos (Los Ángeles, al sur, y San Francisco, al norte) fue aprobado en 2008 por los votantes del estado en referéndum, pero desde entonces ha sufrido múltiples sobrecostes y retrasos.

En la construcción de la infraestructura se han implicado dos empresas españolas, Dragados USA (propiedad de ACS) y Ferrovial, a las que ya se les han adjudicado varios "paquetes" del proyecto.

Durante un discurso a principios de año, el gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom, aseguró que "el proyecto actual, tal y como está planeado, costaría demasiado y tardaría demasiado", y que "no hay una senda para construir (la línea de tren) desde San Francisco hasta Los Ángeles".

Estas palabras, junto al énfasis que puso el gobernador en mantener la construcción de las vías en el Valle Central de California, que a su juicio "sí es factible", llevaron a la opinión pública a interpretar que Newsom daba por muerto el proyecto, aunque éste trató de matizar sus palabras con posterioridad.

La confusión generada contribuyó aún más a que el presidente Trump y su Gobierno tildasen la alta velocidad en California de fracaso y de ser una agujero para el bolsillo de los contribuyentes, una retórica que finalmente se materializó la semana pasada cuando se suspendieron los fondos de forma oficial.

Esos 929 millones de dólares habían sido una asignación del Congreso hace prácticamente diez años e iban destinados a la construcción en el Valle Central sobre cuyo porvenir, en principio, no planeaba ninguna duda (a diferencia de los tramos que debían conectarlo con las grandes ciudades, cuyo futuro es incierto).

La justificación que usó el Gobierno federal para retirar los fondos es que una de las condiciones para que California los recibiese es que un segmento concreto de las vías debe estar completado antes de 2022, algo que a juicio del Ejecutivo es imposible dado el estado actual de las obras.

Sin embargo, las autoridades californianas percibieron esta decisión como una muestra de la "hostilidad abierta del presidente Trump hacia California, hacia nuestro rechazo al muro fronterizo (con México) que él propone y hacia lo que él ha llamado el 'desastre verde' del proyecto de alta velocidad", según la querella.

Además de los 929 millones cancelados, el Gobierno federal ya ha entregado durante los últimos años otros 2.500 millones de dólares a California para la construcción de la infraestructura ferroviaria, una cuantía que desde el Gobierno de Trump aseguran que "están explorando" fórmulas para recuperarla.