10.000 puestos en juego

Nueva protesta de los centros de empleo para discapacitados: 4.000 personas claman por su viabilidad

Una de las patronales del sector presiona a la Generalitat para que les facilite más fondos con los que paliar la subida del salario mínimo, el habitual en estos centros

La 'conselleria' de Treball alega que está a la espera de las transferencias prometidas desde Madrid y que ellos ya realizaron la aportación que les correspondía

Protesta de los trabajadores de los centros especiales de empleo, dedicados a la inserción laboral de las personas con discapacidad, frente a la sede de la ’conselleria’ de Treball de la Generalitat.

Protesta de los trabajadores de los centros especiales de empleo, dedicados a la inserción laboral de las personas con discapacidad, frente a la sede de la ’conselleria’ de Treball de la Generalitat. / Elisenda Rosanas (El Periódico)

2
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto

Los trabajadores de los centros especiales de empleo, donde están ocupadas 16.333 personas en Catalunya, según datos de la Generalitat, volvieron a salir a la calle este martes para reivindicar soluciones ante la crisis de viabilidad económica abierta tras la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros. En la manifestación convocada por una de las patronales de los centros sin ánimo de lucro, AEES Dincat, frente a la sede de la ‘conselleria’ de Treball, Afers Socials i Famílies han participado 4.000 personas, según los organizadores.

En Catalunya hay 205 Centres Especials de Treball (CET), según datos de la Generalitat, y en ellos el salario más frecuente es el salario mínimo interprofesional. Desde la subida a 900 euros efectuada por el PSOE a partir del pasado 1 de enero, el sector ha tenido que rehacer sus cuentas y los números no les salen. Estos centros se financian al 50-50 entre entidades y Administración. Las entidades afirman ir al límite de recursos y desde la Administración todavía no se han transferido íntegramente su parte del incremento. A corto plazo Dincat prevé, si no hay cambios, que 1.600 personas perderán su puesto de trabajo; y, al largo, sube la cifra a 10.000. "Con mi trabajo no se juega", rezaba una pancarta en la manifestación ante la 'conselleria'.

"Compartimos sus reivindicaciones y por nuestra parte hemos avanzado convocatorias y pagos", ha defendido este martes ante los periodistas el secretario general de Treball, Afers Socials i Famílies, Josep Ginesta. Desde Treball se han destinado 43,5 millones de euros, 7,5 millones más que el año anterior. No obstante, consideran que el Ministerio de Trabajo no ha hecho lo propio, cayendo en una “dejadez de funciones”. De Madrid han llegado 50 millones, aunque todavía está pendiente de llegar el extra para cubrir la subida del SMI.

La Generalitat esperaba que esos fondos fueran asignados en la conferencia sectorial de empleo que debía celebrarse en abril. Está todavía no se ha producido y desde el Ministerio de Trabajo se admite que a día de hoy no tiene fecha prevista, "por motivos burocráticos de Hacienda", defienden; descartando cualquier nexo con la cercanía de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de este próximo domingo. También recuerdan que en la pasada conferencia sectorial de empleo, celebrada en febrero, ya se pactó que el extra para los CETs debía vehicularse mediante una orden ministerial, que está en trámite, y que se efectuaría en el próximo mes de octubre.

"No queremos ser una pelota"

Noticias relacionadas

"Exigimos a la Generalitat que aporte propuestas […] no queremos ser una pelota que se pasen entre administraciones", ha declarado la vicepresidente de AESS Dincat, Amèlia Clara Quintana. La de este martes es la segunda protesta masiva convocada por al entidad, precedida por una el pasado 11 de abril. "Estamos al límite de nuestros recursos", ha añadido.

Desde la patronal también se recuerda que las entidades del tercer sector llevan una década con las tarifas de financiación de servicios que les abona la Generalitat congeladas. Este 2019 la Generalitat prometió romper una década de estancamiento, aunque la ausencia de presupuestos dejó sin efecto dicho compromiso.