03 dic 2020

Ir a contenido

coyuntura

La OCDE avala la previsión de crecimiento del Gobierno

El PIB subirá este año el 2,2% y el 1,9% el que viene, según el organismo

La institución insta a emplear los aumentos de recaudación a reducir la deuda

Eva Canton

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría. / AFP / BERTRAND GUAY

En un escenario de ralentización global, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que la economía española siga frenando su recuperación, aunque se situará por encima de la media de la zona euro, que crecerá un 1,2% este año y un 1,4% en 2020.

En su último informe de Perspectivas, presentado este martes en París, vaticina para España un PIB del 2,2% este año y del 1,9% en 2020al igual que lo estimado por el Gobierno en la actualización del programa de estabilidad 2019-2022. El organismo augura un déficit del 2% este año por las favorables condiciones macroeconómicas, desde 2,48% el año pasado.

España continuará creando puestos de trabajo, pero a un ritmo menor, cerrando el 2019 con una tasa paro del 13,8% y del 12,7% en 2020. Las condiciones financieras serán favorables y el empleo seguirá apoyando la demanda interna, principal motor del crecimiento, de igual forma que el aumento de los salarios tirarán del consumo.

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, presente en el Foro de la OCDE que se clausura este martes, se ha mostrado satisfecha por “el dinamismo y la resistencia” de la economía española en un contexto internacional complicado. La economía mundial crecerá un 3.2% este año y un 3,4% en 2020 pero en su informe la OCDE advierte de que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China suponen un lastre para el crecimiento.

Los expertos recomiendan al Gobierno cumplir con los objetivos fiscales a medio y largo plazo para garantizar la reducción de una deuda pública que sigue siendo abultada (96,5% y 95,7% en 2019 y 20202, respectivamente) y aprovechar cualquier sorpresa positiva en el crecimiento para rebajarla más rápidamente.

También sugieren mejorar la eficacia del mercado laboral y la formación de los trabajadores para combatir el paro y las desigualdades. "Es clave aumentar el gasto en formación y en mejorar la coordinación de los servicios sociales y de empleo", sostienen.

Seguir con las reformas

El secretario general de la OCDE, Angel Gurría, ha insistido en que España debe seguir adelante con las reformas iniciadas en la legislatura de Mariano Rajoy porque es ahora cuando se está viendo el resultado en la economía. “No hay nada nuevo bajo el sol. Hay que perseverar, porque hoy estamos viendo el beneficio de unas reformas que se hicieron hace seis años”, ha señalado a la prensa.

Entre los riesgos que menciona la OCDE para la economía española figura la incertidumbre política y una expansión menor de la esperada en Europa y en los principales destinatarios de las exportaciones españolas.

"El consumo privado podría ser menor si el ritmo de creación de empleo se ralentiza más de lo previsto o continua la incertidumbre política", señala.

La desaceleración de los principales socios comerciales de la economía española tendrá consecuencias este año en el menor nivel de exportaciones, que no obstante repuntarán en el 2020. La inflación aumentará ligeramente manteniéndose en niveles bajos (1% en 2019 y 1,5% en 2020).

Presupuestos expansionistas

El organismo recuerda que, aunque los presupuestos del 2019 no salieron adelante en el Congreso, algunas de las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno son ligeramente expansionistas y estimulan la demanda interna pero que será necesario sanear las cuentas públicas dado su alto nivel de deuda.

Además, cree que hay margen para cambios en el sistema impositivo para aumentar el crecimiento y reducir las desigualdades. "Los impuestos siguen escorados hacia las rentas del trabajo, penalizando el crecimiento y el empleo", advierte. Asimismo, señala que hay espacio para aplicar tasas medioambientales y que se necesitan políticas que mejoren la competitividad y la innovación.

A disposición del presidente

"Garantizar la aplicación de las principales reformas estructurales y corregir la fragmentación interna de los mercados productivos exige más cooperación y coordinación entre los diferentes niveles de Gobierno", subraya el análisis.

Asimismo, plantea mejorar la formación continua centrándose especialmente en los trabajadores menos cualificados, así como proponer apoyos individualizados a los estudiantes con riesgo de fracaso escolar incentivando la movilidad de los profesores.

Preguntada por si le gustaría seguir al frente de la cartera en el próximo Ejecutivo, Nadia Calviño quiso evitar especulaciones y dijo estar “a disposición del presidente”. “Mi compromiso con el proyecto que empezamos a desarrollar en estos doce meses y que ahora tenemos un perspectiva de cuatro años para poner en marcha es total” ha indicado a la prensa.

Temas OCDE