Ir a contenido

GUERRA ENTRE TRUMP Y CHINA

Google rompe con Huawei y dejará sus móviles sin 'apps' ni actualizaciones de Android

Las empresas Intel, Qualcomm, Xilinx Inc y Broadcom también dejarán de vender componentes a la compañía china

La compañía china recuerda que ha contribuido a difundir el sistema operativo de la norteamericana en todo el mundo

Agencias

Google y grandes tecnológicas de EEUU cortan sus suministros a Huawei. / WANG ZHAO (AFP)

Las principales empresas tecnológicas de Estados Unidos, entre ellas Google, dejarán de vender componentes y 'software' al gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, en respuesta a la directiva dada la semana pasada por el presidente del país, Donald Trump, en un episodio más de su guerra comercial con China. A nivel de usuarios, la medida supondrá que todos aquellas personas que tengan teléfonos móviles, tabletas u otros dispositivos de Huawei se quedarán sin 'apps' de Google ni actualizaciones de Android.

Según fuentes citadas por Bloomberg, Alphabet, la empresa paraguas de Google, ha decidido cortar sus suministros de material informático y algunos servicios de programación a Huawei. La suspensión afectaría a aquellas ramas de negocio que requieren "transferencia de 'hardware'" y 'software'", a excepción de los que están cubiertos por licencias de código abierto.

Los detalles de los servicios afectados aún están en discusión dentro de la matriz de Google, según fuentes citadas por Reuters. Huawei seguiría teniendo acceso al sistema operativo Android a través de la licencia de código abierto de este. Sin embargo, no habría servicio técnico ni colaboración para Android ni otros servicios de Google, como podría sean la tienda de aplicaciones, Google Play Store y las aplicaciones de Gmail y YouTube.

La compañía china ha dado respuesta a la decisión de Google recordando que ha contribuido a la "difusión de Android en todo el mundo" y que seguirá construyendo "un seguro y sostenible ecosistema de 'software'. Asimismo, Huawei ha manifestado que las actualizaciones cubrirán los dispositivos que se han vendido y que están aún en estoc.

El sistema operativo Android cubre el 75% del mercado mundial, el resto está casi todo en manos de iOS de Apple. En España, la cuota de mercado de Android es todavía mayor, del 90,9%, mientras que en Europa el dominio es del 79,3%. El fabricante chino ha anunciado en declaraciones a la CNBC recogidas por Europa Press tener desarrollado su propio sistema operativo para teléfonos y ordenadores para evitar que una prohibición estadounidense afecte a sus usuarios.

En una entrevista al diario alemán 'Die Welt' hace dos meses, el director de la división de consumo de Huawei, Richard Yu, ya avanzó esta información: "Hemos preparado nuestro propio sistema operativo. Si alguna vez sucediera que ya no podemos usar estos sistemas, estaríamos preparados. Ese es nuestro plan B. Pero, por supuesto, preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft", dijo entonces.

Por su parte, Android ha salido al paso de las informaciones en su cuenta de Twitter con un mensaje de tranquilidad hacia sus usuarios: "La aseguramos que mientras cumplimos con todos los requisitos del Gobierno de EEUU, servicios como Google Play y seguridad de Google Play Protec continuarán funcionando en los dispossitivos de Huawei existentes".

Google no ha sido la única empresa en boicotear a Huawei. Los principales fabricantes de procesadores, como IntelQualcomm, Xilinx Inc y Broadcom, han informado a sus empleados de que dejarán de facilitar componentes a Huawei hasta nuevo aviso.

Guerra comercial con China

Estas decisiones se preveían desde que el pasado día 15 de mayo el presidente Trump declarara una emergencia nacional para prohibir a las compañías estadounidenses hacer negocios con empresas que supuestamente intentan espiar al país, ni usar los equipos de telecomunicaciones que fabrican. Dicha decisión, plasmada en una orden ejecutiva, se anticipaba que iba a perjudicar a compañías chinas como Huawei, considerada el segundo mayor vendedor de 'smartphones' inteligentes del mundo.

La orden ejecutiva no imponía automáticamente restricciones a la compraventa de equipos de telecomunicaciones, sino que daba al secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, un plazo de cinco meses para establecer qué compañías debían estar sujetas a las nuevas limitaciones por suponer un peligro para la seguridad del país. Sin embargo, en una decisión posterior, el Departamento de Comercio incluyó a Huawei en una lista de compañías, así como a personas a las que se vetaba el acceso a tecnología estadounidense.

"La venta o transferencia de tecnología estadounidense a una compañía o personas de la lista requiere una licencia, y la licencia puede denegarse si la venta o transferencia perjudica la seguridad nacional de EEUU o sus intereses en política exterior", apuntó el Departamento de Comercio.

Batalla por las redes 5G

Estas medidas se suman a la guerra comercial que Trump ha entablado con China, que ha llevado a la imposición de aranceles a la importación de numerosos productos y que ha sido respondida con medidas similares por las autoridades de Pekín, y al tiempo agudiza la batalla por el control y desarrollo de las redes 5G.

En el terreno tecnológico, EEUU lidera una campaña global para impedir que las compañías chinas, como Huawei, se hagan con el control de las redes 5G, que permiten navegar por internet con mucha más velocidad y podrían facilitar el desarrollo de vehículos autónomos y técnicas para hacer cirugía por control remoto. 

Un freno en su expansión comercial

Esta decisión de Google y otras empresas estadounidenses da al traste con el ascenso que llevaba Huawei a nivel comercial fuera de China. La compañía asiática tuvo un año 2018 de ensueño, marcado por su escalada vertiginosa en las ventas de dispositivos que le llevaron a presionar a dos gigantes como Apple y Samsung. En 2018 la compañía china vendió 202,9 millones de móviles en todo el mundo, un 25% más que un año antes y muy cerca de los 209 millones de dispositivos que vendió Apple, según la consultora Gardner.

El cuarto trimestre de 2018 fue especialmente bueno para el fabricante chino que vendió más de 60 millones de teléfonos con el mayor crecimiento del trimestre entre los cinco principales proveedores del mundo (37,6%). Sin embargo, el veto para poder actualizar en sus smartphones en el sistema operativo de Android supondrá, sin ninguna duda, un freno en su expansión.