Ir a contenido

estudio

Los alquileres de los portales inmobiliarios están hasta un 36% por encima de los precios pagados

El precio de las ofertas tiende a moderase en Barcelona, pero aún sigue al alza en las poblaciones cercanas

Max JIménez Botías

Cartel de un piso de alquiler en la avenida de Madrid de Barcelona.

Cartel de un piso de alquiler en la avenida de Madrid de Barcelona. / FERRAN NADEU

Los precios de la oferta de alquiler (el que ofrecen los portales inmobiliarios) y el que se paga realmente (los contratos depositados en el Incasèl) presentan un desajuste de 36,4% en el caso de la ciudad de Barcelona y de un 29,05% en el área metropolitana. El desfase entre las expectativas del mercado de alquiler y las posibilidades de de la población de pagar una renta adecuada a su bolsillo resulta más que evidente en el primer estudio de mercado elaborado por el Observatori Metropolità de l'Habitatge de Barcelona, que preside Carme Trilla, y que ha sido presentado este jueves en el marco de BBConstrumat en la Fira de Barcelona.

El laboratorio sobre oferta y demanda de alquiler, que ha sido elaborado junto con el portal Habitaclia y Fotocasa, recoge datos hasta el segundo trimestre del 2018, aunque la tendencia mostrada "no es diferente a la que se ha producido en el resto del ejercicio y lo que llevamos del 2019", ha comentado Trilla en la presentación del informe. Los datos expuestos reflejan que en Barcelona, el precio medio de alquiler ofertado por los portales inmobiliarias era de 1.443 euros al mes, mientras que el precio registrado por el Incasol a partir de los depósitos de los contratos era de 916 euros al mes, una diferencia del 36,4%. El precio 'real', sin embargo, se situó ligeramente por encima del precio de la demanda (el que está dispuesto a pagar quienes acuden a los portales en busca de piso), que se situó en 908 euros al mes.

En el caso de los 27 municipios metropolitanos, mientras que el precio de oferta se situó en los 1.019 euros al mes, el de Incasòl bajó hata los 723 euros (29,05% menos) y el de la demanda se situó dos euros por encima. "Hay un proceso de ajuste en la negociación entre la oferta y la demanda y los contratos que se firman. Al final se adaptan a la capacidad de pago de las personas", ha comentado Trilla.

Esa es una tendencia en el mercado, según ha explicado Betariz Navarro, directora de estudios del portal Fotocasa. "Cuando la demanda no alcanza a pagar los precios que se piden, esta se va del mercado. El pasado año registramos una caída del 40% de la demanda en toda España, relacionada con la fuerte subida de los precios del alquiler que se registró en el 2017 y 2018", ha descrito Navarro, y ha recordado que en el pasado ejercicio se produjo un incremento del 9% de los precios del alquiler en el conjunto del país, mientras que en el anterior la subida se acercó al 17%.

Moderación de precios

Así las cosas, parece lógico que se produzca una cierta moderación en los valores de la oferta. En la ciudad de Barcelona los precios ofertados registraron una caída del 3% en el segundo trimestre del 2018 con respecto al mismo periodo del año anterior, aunque no ocurrió así, en el conjunto de los municipios metropolitanos, en los que se produjo un incremento del 9%, aunque en varias de estas poblaciones la variación fue sensiblemente inferior, como es el caso de Sant Cugat dle Vallès, Sant Feliu de Llobregat, Sant Just Desvern, Viladecans, El Prat de Llobregat o Castelldefels.

Son los municipios más tensionados los que registran un mayor desajuste entre la oferta y la demanda. En el caso de la demanda, el 74% de la oferta se situó por debajo de los 1.000 euros al mes (el máximo fue de 1.443 euros), y un 32% de la oferta se situó en este tramo. En el resto del área metropolitana, la coincidencia es mayor ya que el 92% de la demanda se situó por debajo de los 1.000 euros y la oferta en este rango de precios supuso el 70% del total.

Destaca el estudio que en el tiempo en el que permanecen publicados los anuncios de oferta es un elemento clave para analizar el grado de correspondencia del mercado. Los anuncios con una duración inferior a un mes muestran una fuerte correlación de oferta y demanda. Es decir, los precios de oferta y de demanda más se acercan, mientras que cuando se produce un desajuste entre esta variables la duración del anuncio se alarga.