Ir a contenido

sanción

EEUU condena a Monsanto a pagar 1.800 millones de euros a una pareja por provocarles cáncer con su glifosato

La compañía propiedad de la farmacéutica alemana Bayer ya ha sido multada en tres ocasiones por comercializar un herbicida nocivo y se enfrenta a otras 13.400 demandas

Carles Planas Bou

Logotipo de Monsanto en la Bolsa de Nueva York.

Logotipo de Monsanto en la Bolsa de Nueva York. / REUTERS / BRENDAN MCDERMID

Cuando hace 30 años Alva y Alberta Pilliod se mudaron a la localidad californiana de Livermore decidieron cultivar juntos un jardín en su nuevo hogar. Como muchos otros, usaron glifosato para frenar el desarrollo de las malas hierbas pero este hizo crecer el cáncer que ahora padecen. Así lo ha dictaminado este lunes un jurado de California, que ha condenado a la multinacional agroquímica Monsanto, la productora del herbicida, a pagar una multa de hasta 1.800 millones de euros a la pareja.

El tribunal ha dictaminado que la compañía, adquirida el año pasado por el gigante farmacéutico alemán Bayer, también deberá abonar unos 49 millones de euros a los demandantes para sufragar así sus gastos en facturas médicas y por su sufrimiento. La justicia considera así que el herbicida Roundup contribuyó al desarrollo de linfomas no hodgkinianos y que las empresas que aún lo comercializan actuaron con negligencia al no alertar de sus riesgos. El juicio se ha acelerado por la posible corta esperanza de vida de los demandantes.

Este nuevo mazazo judicial contra Bayer y Monsanto, el más severo recibido hasta ahora, no es sorprendente. Y es que este ha sido el tercer fallo consecutivo de un jurado estadounidense contra ambas compañías por la misma situación. Justo en marzo, cuando empezó el juicio por los Pilliod, se las condenó a pagar más de 71 millones de euros a otro septuagenario californiano por considerar de nuevo que el glifosato, su producto estrella, había causado su cáncer.

No sin relación, en 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya clasificó este producto como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”, algo con lo que discrepan otros reguladores como la Agencia Química Europea o la Agencia de Protección Ambiental estadounidense. Hasta abril Monsanto enfrentaba un total de 13.400 demandas por el uso del controvertido herbicida tan solo en Estados Unidos. Mientras tanto, la Unión Europea (UE) sigue apoyando su uso.

Rebaja de la sentencia

Según han informado los medios, es muy probable que la dura sentencia contra Bayer termine siendo rebajada por el Tribunal Supremo estadounidense, que establece que el ratio de multas por castigo y por compensación de los daños debe ser de 9 a 1, algo que este último caso no cumple.

Por su parte, Bayer ya ha adelantado que recurrirán el fallo de la justicia. “No hay pruebas científicas para concluir que el herbicida de glifosato fue el factor determinante”, apuntaron en un comunicado. “El señor y la señora Pilliod tienen un largo historial de enfermedades que se sabe que son factores de riesgo para linfomas no hodgkinianos”. A Alberta, de 74 años, se le diagnosticó la enfermedad en 2015 y a Alva, su marido y de 76 años, en 2015. Ambos se encuentran en remisión.

En agosto del año pasado la compañía ya consiguió que un juez rebajase la condena inicial de 257 millones de euros a 69 en otro caso en el que había sido demandada por un jardinero afectado por el mismo tipo de cáncer. Bayer también ha apelado otra sentencia dictaminada en marzo que le imponía otra multa de 71 millones de euros.

El resultado de la próxima denuncia se dirimirá el próximo agosto en el condado de St. Louis, en Missouri, donde estaban las antiguas oficinas de Monsanto, criticada durante años por los ecologistas. Este será el primer caso juzgado fuera de California.

Compañía polémica

El junio del año pasado Bayer compró Monsanto por 53.724 millones de euros en la que fue la adquisición extranjera más costosa de la historia realizada por una empresa alemana. Desde entonces, los sucesivos escándalos por sus probables efectos cancerígenos han llevado al gigante farmacéutico a sufrir unas pérdidas en valor de mercado de hasta 30.000 millones de euros. El mes pasado los accionistas de la empresa mostraron su malestar con la directiva por la compra de Monsanto.

Para más inri, el pasado viernes la justicia francesa abrió una investigación contra Monsanto por haber espiado en 2016 a más de 200 políticos, periodistas, científicos y expertos agrícolas, un método de recolección de datos “fraudulento, desleal e ilícito” con el que la multinacional agroquímica trató de reprimir las críticas y de presionar para que se aprobase el uso de pesticidas como el Roundup señalados por su potencial cancerígeno. Bayer ha vuelto a pedir disculpas.