Ir a contenido

NUEVA OBRA

Abengoa construirá una gran desaladora en los Emiratos Árabes Unidos

La multinacional española invertirá 216,5 millones para la planta de ósmosis más grande del mundo

El Periódico

Sede de Abengoa, en Sevilla.

Sede de Abengoa, en Sevilla. / MARCELO DEL POZO (REUTERS)

Abengoa construirá la mayor planta desaladora de ósmosis inversa del mundo en Emiratos Árabes Unidos. Es un proyecto valorado en más de 625 millones de euros (700 millones de dólares), de los cuales la multinacional española invertirá 216,5 millones de euros (243 millones de dólares) en los próximos tres años.

La planta estará ubicada en el complejo de generación de energía y agua de Taweelah, a 45 kilómetros al norte de Abu Dhabi, y tendrá capacidad para tratar 909.000 metros cúbicos al día de agua de mar. Con ello, garantizará el suministro de agua de Abu Dhabi durante todo el año, según ha informado la compañía.

La multinacional española, en consorcio con la empresa de ingeniería y construcción SEPCO III, ha recibido la orden de inicio de trabajos previos para la ingeniería, suministro y construcción del proyecto por parte de la compañía de plantas de generación de energía y de producción de agua desalada ACWA Power.

Abengoa afirma que se tratará de la primera planta desaladora del emirato a gran escala que combinará la producción de agua potable con la generación de energía limpia. Se realizará gracias a la instalación de un campo solar fotovoltaico de más de 40 MWp de potencia, por lo que conseguirá disminuir de forma sostenible la demanda energética de la planta desaladora.

En concreto, el proyecto incluye la captación de agua de mar, bombeos, pretratamiento, sistema de ósmosis inversa con recuperación de energía, post-tratamiento, estación de bombeo, almacenamiento de agua producto, tratamiento de efluentes, descarga mediante emisario y campo solar fotovoltaico, así como las instalaciones eléctricas asociadas que comprenden la construcción de una subestación eléctrica de 132/34,5 kilovatios.

Abengoa cuenta con una fuerte presencia en el Oriente Medio y se encuentra actualmente ejecutando las desaladoras de Rabigh III, de 600.000 m3/día, y de Shuaibah III, de 250.000 m3/día, en Arabia Saudí, y la desaladora de Salalah, de 114.000 m3/día, en Omán.