Ir a contenido

relaciones internacionales

Bruselas recurrirá contra la ley de EEUU que permite sancionar negocios en Cuba

La norma afecta a los bienes confiscados durante la Revolkución de 1959

La Unión Europea (UE) ha lamentado "profundamente" la plena aplicación de la Ley Helms-Burton (Ley Libertad) estadounidense a partir de hoy 2 de mayo, abriendo la puerta a imponer sanciones a empresas de todo el mundo que hagan negocio con los bienes confiscados por las autoridades cubanas tras la Revolución de 1959 y ha avisado a Washington de que recurrirá a "todas las medidas adecuadas" para minimizar sus consecuencias.

Esta medida ha generado mucha inquietud entre las empresas españolas con intereses en la isla caribeña, si bien muchas de ellas, en especial cadenas hoteleras, desconocen el impacto real que la norma puede tener.  

"Supone una violación de los compromisos asumidos en los acuerdos UE-EEUU de 1997 y 1998, que ambas partes han respetado sin interrupción desde entonces", ha avisado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en un comunicado consensuado previamente con los Veintiocho.

El bloque deja claro que "la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales contraviene el Derecho Internacional" y avisa a la Administración de Donald Trump de que la decisión del Título III de la Ley Helms-Burton, "originará fricciones innecesarias y debilita la confianza y la previsibilidad de la asociación transatlántica".

La UE ha avisado la jefa de la diplomacia europea, "recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias" de su aplicación, incluidos sus derechos en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el uso del estatuto de bloqueo, cláusula creada en 1996 para proteger los intereses europeos de las sanciones económicas extraterritoriales, y seguirá trabajando con sus socios internacionales que también "han manifestado su preocupación" por las medidas de Washington.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, avanzó el 17 de abril la reactivación del Título III del Ley Helms-Burton a partir del 2 de mayo, cláusula que en la práctica dejaron sin efecto todos los Gobiernos estadounidenses desde la aprobación de la ley en 1996 "con la esperanza de que el régimen cubano hiciera una transición hacia la democracia".

Washington ha reforzado las sanciones contra Cuba por la crisis venezolana recientemente y el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó a la isla este mismo martes con imponerle un "embargo completo y el máximo de sanciones" si no pone fin a su injerencia en Venezuela y su apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro.