Ir a contenido

Sánchez prevé una mayor presión fiscal de 20.000 millones en tres años

El plan del Gobierno remitido a Bruselas prevé bajar el déficit al 2% este año y al 0% en el 2022

Economía estima que la tasa de paro bajará al 13,8% este año y al 9,9% tres años más tarde

ROSA MARÍA SÁNCHEZ

La ministra de Economía, Nadia Calviño, con varios de sus homólogos en el Eurogrupo y el comisario de Economía, Pierre Moscovici (a la izquierda).

La ministra de Economía, Nadia Calviño, con varios de sus homólogos en el Eurogrupo y el comisario de Economía, Pierre Moscovici (a la izquierda). / Emmanuel DUNAND AFP

El Gobierno de Pedro Sánchez prevé una subida de la presión fiscal de 1,6 puntos de PIB en cuatro años, hasta llegar al 37,3% del PIB en el 2022 (desde el 35,7% del 2019).

Traducido en cifras, esto implica una mayor presión fiscal de unos 20.000 millones en tres años que el Gobierno espera conseguir, a partir del año próximo con la puesta en marcha de las tres medidas que el Ejecutivo ya había planteado: el paquete tributario incluido en el malogrado proyecto de Presupuestos del Estado para el 2019, las medidas anunciadas de lucha contra el fraude fiscal y la creación de 'tasa Google' y del impuesto sobre transacciones financieras. 

El Gobierno estima que estas medidas podrán aportar una recaudación adicional de 5.654 millones en el 2020 (siguiendo los mismos cálculos que acompañaron al proyecto de Presupuestos) y que su eficacia contribuirá a elevar el peso de los ingresos por impuestos y cotizaciones (presión fiscal) hasta el 37,3% del PIB al cabo de tres años. También ayudará a este objetivo las medidas adoptadas en diciembre para aumentar los ingresos por cotizaciones en 3.786 millones ya en el 2019.

Así figura en la Actualización del Programa de Estabilidad 2019-2022 que el Gobierno ha remitido a la Comisión Europea este martes, apurando los plazos que obligan a todos los países de la Unión Europea.

El paquete tributario que el Gobierno intentó sacar adelante en el proyecto de Presupuestos del 2019 y que ahora prevé retomar en el 2020 incluye una tributación mínima del 15% en el impuesto de sociedades para los grupos empresariales, el incremento del IRPF para las rentas más elevadas y medidas de fiscalidad medioambiental, incluida la subida del impuesto al diésel.

Tres años de Legislatura

El documento, de 134 paginas, abarca un horizonte temporal que, en principio, coincide con los tres primeros años de la Legislatura que está a punto de inagurarse, a finales del mes de mayo.

Las previsiones del Gobierno incluyen rebajar el déficit público al 2% del PIB en el 2019 (desde el 2,48% anotado en el 2018). El Ejecutivo justifica no poder lograr una tasa más ambiciosa "ante el rechazo del Presupuesto para 2019 y la paralización de las normas de creación de las nuevas figuras tributarias".

La previsión de un déficit del 2% para el 2019 parte del escenario de las medidas ya adoptadas por el Ejecutivo de Sánchez, "sin perjuicio de las decisiones presupuestarias que pueda adoptar el nuevo Gobierno para el año en curso".

"Dada la actual situación política", en la que aún no se ha constituido un nuevo Gobierno tras las elecciones del 28 de abril, los cálculos para los siguientes ejercicios se han efectuado tomando en cuenta como novedades solo los tres bloques de medidas tributarias ya mencionados.

Así, la senda de déficit público prevista por el Ejecutivo continúa con una tasa del 1,1% en el 2020 y del 0,4% en el 2021, antes de alcanzar el equilibrio presupuestario en el 2022, dos años después de los que había programado el Ejecutivo del PP en el Programa de Estabilidad presentado en Bruselas hace un año.

Para llegar al equilibrio presupuestario en el 2022, desde el déficit del 2% del PIB previsto en el 2019, el Gobierno cuenta con el citado aumento de la presión fiscal de 1,6 puntos y con un menor peso de los gastos, de 0,4 puntos de PIB, con ayuda del menor gasto por intereses de la deuda pública sobre todo. El documento del Gobierno no incluye ninguna pista que permita pensar en algún tipo de recorte estructural por el lado del gasto público.

Tasa de paro

Además, el documento se acompaña de un cuadro macroeconómico que mantiene la previsión de crecimiento del PIB del 2,2% para este año, continuando con una ligera desaceleracion que rebaja la tasa al 1,8% en el 2022

Según las proyecciones del Ministerio de Economía, la tasa de paro bajará al 13,8% de la población activa a finales del 2019 (desde el 15,3% del año anterior) y aún alcanzará el 9,9% a finales del 2022.

Revalorización de las pensiones

El documento remitido por el Gobierno socialista a la Comisión Europea no da ninguna pista sobre sus planes futuros en materia de pensiones.

Tan solo se avanza que, después de haber subido las pensiones en el 2019 de acuerdo con la previsión de inflación, a final de año se corregirá cualquier posible desviación al alza que pueda experimentar el índice de precios con una paga adicional, tal como ya sucedido ya en relación al 2018.

En relación a la reforma pendiente del sistema de pensiones de la Seguridad Social, tan solo se  apunta que "en cuanto se constituya el Parlamento y tome posesión el nuevo Gobierno, se retomarán los trabajos (de la comisión del Pacto de Toledo) para alcanzar un consenso en esta cuestión que permita poner en marcha una reforma del sistema de pensiones que concilie la necesidad de preservar protección del Estado del Bienestar con la sostenibilidad del propio sistema de pensiones".

Además, se constata que "existe un gran consenso entre las formaciones del Pacto de Toledo de retomar la revalorización de las pensiones con el IPC, por lo que se considera que ésta se va a producir en cualquier escenario futuro".