25 may 2020

Ir a contenido

CaixaBank no juega al 'pactómetro' y descarta pronunciarse sobre el futuro gobierno

El consejero delegado del banco rechaza nuevos impuestos a la banca e insiste en el diálogo en Catalunya

Nacho Herrero / Valencia

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, en la presentación de resultados del primer trimestre de este 2019 en València

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, en la presentación de resultados del primer trimestre de este 2019 en València / MIGUEL LORENZO

CaixaBank no se pronuncia públicamente sobre su preferencia de pactos para un futuro gobierno tras las recientes elecciones generales. Su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ha subrayado que la entidad no tiene más que "que respetar los acuerdos a los que puedan llegar los partidos que hemos elegido todos, estamos a la espera del resultado como cualquier otro ciudadano o empresa. No tenemos que opinar".

Sin embargo, Gortázar ha subrayado el rechazo de CaixaBank a nuevos impuestos generales al sector bancario, tanto para recuperar ayudas a algunas entidades del sector como por otros planteamientos.  El directivo también ha insistido en que en el problema catalán "hace falta diálogo, con el respeto lógico al marco legal". "Por muy difícil que parezca, el diálogo debe llevar a un gran acuerdo que sea positivo para Catalunya y el resto de España.  Aunque sea difícil confiamos en las personas que lo tiene que llevar adelante", ha afirmado. 

Preguntado en la presentación de los resultados del primer trimestre de la entidad por la posibilidad de que un nuevo Ejecutivo pueda impulsar nuevos impuestos, el directivo ha dicho que es bueno recordar "a la sociedad en general" dos aspectos. Por un lado ha afirmado que "no existe un único bolsillo que se llama la Banca, hay distintas entidades en el mercado y en su inmensa mayoría no son responsables de haber recibidos ayudas, como es el caso de CaixaBank".

Gortázar ha señalado que un nuevo impuesto a los bancos no sería "la manera de recuperar unas ayudas dadas a una entidades que en su mayoría ya no están o si lo están no son de los mismos propietarios" y ha dicho que no tendría sentido imponer estar carga "a las entidades que han hecho las cosas bien y han podido compensar" los errores de otras. "No tiene sentido que sean responsables de la mala gestión de entidades que han desaparecido", ha subrayado.  "Parece que la Banca sea sólo una pero nosotros no somos responsables de los errores y del dinero que hayan costado otras entidades", ha insistido.

Respecto al debate que se ha abierto en la campaña electoral sobre el impuesto de sociedades, ha dicho que CaixaBank pagó en el 2018 un total de 712 millones que supondría un tipo del 25% y que, teniendo en cuenta la cartera de participadas, "la media es del 38%". También ha recordado que en su caso el 40% de los beneficios van a la Fundación La Caixa. 

Prioridades y agenda

Respecto a las prioridades que debería tener el nuevo ejecutivo ha citado el mantenimiento del crecimiento "y si es posible que se acelere porque las medidas son más fáciles de tomar si el pastel se agranda". También ha destacado la importancia de "alcanzar la disciplina presupuestaria", la "mejora del mercado laboral", y ha especificado problemas como la alta temporalidad, y la "reducción de desigualdades".

Igualmente Gortázar ha pedido sacar de las "discusiones de campaña" las pensiones y la educación, pero no solo la de los jóvenes, sino la de "muchas personas que ante los cambios tecnológicos van a tener que cambiar de trabajo".