Ir a contenido

ENERGÍA

La petrolera Occidental ofrece 57.000 millones de dólares por su rival Anadarko

La compañía con base en Houston declara la guerra a Chevron, que cerró un acuerdo por 50.000 millones

La intensificada puja certifica la batalla por el dominiio en la cuenca Pérmica, epicentro de la revolución del esquisto

Idoya Noain

Refinería de Occidental Petroleum.

Refinería de Occidental Petroleum.

La cuenca Pérmica, el mayor y más productivo campo de producción de gas y petróleo que ha hecho de Texas epicentro de la revolución del esquisto en Estados Unidos, es el último objeto de las pujas y batallas del sector. Este miércoles Occidental Petroleum, una compañía basada en Houston, ha hecho pública su última oferta por Anadarko, la empresa que hace solo dos semanas cerró un acuerdo de venta con Chevron por 50.000 millones de dólares.

No es la primera vez que Occidental, pese a ser cuatro veces menor que Chevron, planta cara a la segunda petrolera de Estados Unidos (solo por detrás de Exxon). Y el anuncio de este miércoles, en el que se ha detallado una oferta de 57.000 millones (38.000 millones en efectivo y acciones y 19.000 millones en deuda) representa la cuarta oferta por Anadarko que realiza la empresa dirigida por Vicki Hollub.

El futuro de esa oferta, que ofrece 17% más que lo que pactó Chevron el 12 de abril) está por ver. La propia Hollub, en una carta enviada a la dirección de Anadarko, ha mostrado su “sorpresa y decepción” por el hecho de que esa junta directiva ni siquiera negociara o hablara con ellos ante las tres ofertas anteriores realizadas desde marzo, especialmente dos que ya estaban por encima de la Chevron. Y Hollub ha criticado también que en el acuerdo entre Anadarko y Chevron que ahora intenta superar se incluyera una cláusula de 1.000 millones de dólares para Chevron si se rompe el pacto.

La ejecutiva, en cualquier caso, cree que hay futuro y en una entrevista con ‘The New York Times’  ha declarado que la última “es una oferta tan atractiva” que opina que “los accionistas de Anadarko la amarán y se lo dejarán saber” a la junta directiva. “Creemos que eso marcará una diferencia”, ha asegurado Hollub, que calcula que la fusión, aunque obligaría inicialmente a una emisión de acciones y a elevar la deuda, podría acabar reduciendo los costes en 2.000 millones de dólares.

La intensa puja por Anadarko confirma la nueva etapa en la lucha por el dominio de la cuenca Pérmica, que ha doblado su producción desde 2016 y de donde ya salen cuatro millones de barriles al día. Además, la compra ampliaría la influencia de Occidental, que ya es el principal productor de esa cuenca con más de medio millón de barriles al día de gas y petróleo, con pozos en aguas profundas en el Golfo de México o un proyecto de exportación de gas natural en Mozambique.

“Nos hemos concentrado en Anadarko por varios años porque desde hace tiempo creemos que estamos en posición ideal para generar valor atractivo combinándonos con ellos”, ha dicho Hollub.

Chevron, como ha apuntado un análisis de ‘The Wall Street Journal’ podría ahora subir su oferta o incrementar la parte que pone sobre la mesa en efectivo ( menos de la mitad que lo que ofrece Occidental). Como recuerda el rotativo, no obstante, sus títulos cayeron tras la oferta por Anadarko y no se han recuperado, lo que podría limitar sus opciones.