Ir a contenido

Según USO

Despedir hoy cuesta lo mismo que antes de la crisis

Un informe del sindicato USO constata que las indemnizaciones por despido en el sector sevicios y en la construcción llevan congeladas una década

Gabriel Ubieto

Un camarero sirve a un grupo de clientes en una terraza de Barcelona.

Un camarero sirve a un grupo de clientes en una terraza de Barcelona. / JOSEP GARCÍA

Casi un millón de puestos de trabajo separan la España de hoy con la de antes de estallar la crisis. Un informe de USO constata que la economía española ha perdido un total de 936.319 empleos a tiempo completo entre 2008 y el 2018, algo que cohabita con "una proliferación no voluntaria de la contratación a tiempo parcial que afecta especialmente a las mujeres", según destaca el sindicato. Y que esa falta de empleo estable venga justificada por los costes de las indemnizaciones en caso de despido es algo que desde la central se rechaza taxativamente: solo 1 de cada 200 euros de los costes salariales se dedica a indemnizaciones por despidos, según el informe de USO. 

El mercado laboral se ha regenerado tras la destrucción masiva de puesto de trabajo iniciada en el 2008 en base a peores salarios, con una pérdida de poder adquisitivo cifrada por la central del 5,5% de media, y altos porcentajes de temporalidad. Según recoge el estudio de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el 2018 uno de cada cuatro contratos realizados fueron de duración temporal y de menos de siete días de duración y uno de cada dos duró un máximo de seis meses.

Una falta de recuperación de puestos de trabajo a tiempo completo y una mayor volatilidad de los mismos que la central considera que no se puede atribuir a los costes del despido. El estudio de USO constata que los costes de indemnización por despido han estado congelados en la última década tanto en la construcción (4.990 euros) como en los servicios (8.025 euros). No así en la industria, donde el despido sí se ha encarecido sustancialmente en los últimos diez años, pasando de los 12.216,3 euros a los 20.996 euros.

Teniendo en cuenta que el sector servicios ocupa a alrededor de dos de cada tres asalariados en España, "no parece razonable que el coste del despido sea un argumento para justificar la precariedad de la contratación realizada, especialmente con un uso abusivo de las excesivas modalidades de contratación temporal y la corta duración de la misma", según afirma la central en su documento.

El informe también constata una correlación entre menores tasas de paro y mayores salarios, uno de los argumentos que se ha ido replicando desde las centrales para explicar el pobre avance de los salarios, en comparación con la inflación o el crecimiento del PIB.