Ir a contenido

Economía

BID pide invertir en infraestructuras en América Latina para mejorar el desarrollo

La falta de una mayor inversión en infraestructura perjudica especialmente a los sectores más pobres

EFE

Según el banco regional de desarrollo, la brecha de inversión en infraestructura en Latinoamérica y el Caribe es de aproximadamente el 2,5% del PIB.

Según el banco regional de desarrollo, la brecha de inversión en infraestructura en Latinoamérica y el Caribe es de aproximadamente el 2,5% del PIB. / EFE

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recomendó una mayor inversión en infraestructuras en Latinoamérica y el Caribe para mejorar el desarrollo económico de la región, cuyo crecimiento se verá afectado por la desaceleración de China y Estados Unidos.

El informe macroeconómico del BID "Construir oportunidades para crecer en un mundo desafiante", presentado este lunes en Washington, concluye que el desarrollo en Latinoamérica se ve "fuertemente afectado" por la falta de inversión en infraestructura.

"Tenemos que potenciar la infraestructura y buscar fuentes de crecimiento, tanto internas como externas", dijo el economista jefe del BID, Eric Parrado, en declaraciones a Efe después de presentar el informe.

Parrado, que tomó posesión de su cargo en enero, explicó que es importante aumentar la eficiencia en gasto en infraestructura en Latinoamérica "sin temor de incrementar fuertemente las cuentas fiscales".

Asimismo, consideró que se deben atraer inversores institucionales "más allá de los bancos", es decir, fondos de pensiones, compañías de seguros y fondos soberanos, entre otros.

Recomendó la construcción de fondos de infraestructura "específicos para cada" país para que se puedan identificar los proyectos y mejorar el manejo de riesgos para que los inversores se sientas "más seguros".

El análisis estudia los sectores de electricidad, transporte, telecomunicaciones, agua y saneamiento en seis países de la región: Argentina, Bolivia, Chile, Costa Rica, Jamaica y Perú.

Costo

En promedio, el BID calculó que el costo de no añadir capital nuevo a la infraestructura de los países de la región equivale a alrededor un punto porcentual de pérdida de crecimiento del PIB.

Según el banco regional de desarrollo, la brecha de inversión en infraestructura en Latinoamérica y el Caribe es de aproximadamente el 2,5% del PIB, lo que equivale a unos 150.000 millones anuales.

"Nuestro análisis muestra cuán necesario es realizar más y mejores inversiones en infraestructuras, abordando retos que abarcan desde una adecuada identificación de los proyectos hasta restricciones en la financiación", apuntó uno de los autores, Andrew Powell, asesor principal de la investigación del BID.

La falta de una mayor inversión en infraestructura perjudica especialmente a los sectores más pobres, "probablemente porque dedican una mayor parte de sus ingresos a estos servicios".

En su informe, el BID recomienda cerrar la brecha de infraestructura mediante una mayor y mejor inversión pública y atrayendo a más financiación privada, como fondos de inversión o fondos soberanos.

Inversión

De este modo, subraya que aunque la inversión pública se encuentra frenada por presupuestos acotados, las oportunidades de obtener financiación privada son "amplias en un contexto de tasas de interés bajas en todo el mundo".

El mismo estudio proyecta que una combinación de impactos económicos de las grandes economías mundiales en la región podría acortar el crecimiento de Latinoamérica y el Caribe hasta el 0,8% de promedio entre 2019 y 2021.

El BID recortó sus pronósticos para la región en un 1,7%, principalmente por el posible efecto de la desaceleración en Estados Unidos y China, y un hipotético aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal estadounidense (Fed).

"Los potenciales impactos son alarmantes porque América Latina y el Caribe ya se encuentra entre las regiones con índice de crecimiento anual más lentos del mundo", señaló en el informe Eric Parrado, economista jefe del BID.

Según el banco de desarrollo, la ralentización de la economía estadounidense puede tener un impacto negativo del 0,8% en Latinoamérica, mientras que el menor desarrollo de China afectará en un 0,5% en el trienio estudiado.

Estos dos factores, sumados a un impacto del 0,4% del precio de los activos, resultará en una disminución del avance del PIB regional del 1,7%, hasta el 0,8%, para el periodo entre 2019 y 2021.