Ir a contenido

emisiones

Alemania imputa por fraude a Volkswagen y a su expresidente

Las autoridades acusan a Martin Winterkorn y a la compañía alemana de estafar miles de millones de dólares a sus accionistas al esconder el escándalo del 'Dieselgate'

Carles Planas Bou

Martin Winterkorn.

Martin Winterkorn. / dpa

Se estrecha el cerco contra la cúpula de Volkswagen. Este lunes la fiscalía de Braunschweig, en Alemania, ha presentado cargos contra el expresidente de la poderosa empresa automovilística, Martin Winterkorn, y otros cuatro altos cargos de la firma por la manipulación ilegal de cientos de miles de motores diésel. La acusación, que aún debe ser aceptada por el tribunal regional alemán, le imputa cargos por estafa en grado grave y le acusa por violación de la ley al considerar que VW incurrió en un delito de competencia desleal.

La demanda de la fiscalía también incluye los cargos de malversación, evasión fiscal y falsedad de documentos. Todos ellos se refieren a la acción del gigante del motor alemán entre noviembre de 2006 y septiembre del 2015, cuando se destapó el 'Dieselgate', como se conoce el escándalo con el que manipularon los vehículos diésel del grupo para violar las leyes medioambientales y esquivar los controles de contaminación.

Ese fraude consistió en equipar los motores diésel de VW con un software que ocultaba las emisiones de óxido de nitrógeno, emitiendo esta substancia cancerígena hasta nueve veces más de lo permitido. Según un estudio, ese engaño causaría hasta 5.000 muertes al año tan solo en Europa. Conocedor de la estafa desde junio de 2015, Winterkorn optó por el silencio. Al destaparse el escándalo dimitió, pero desde entonces cobra una pensión diaria de 3.100 euros.

DENUNCIA EN EEUU

Aunque las demandas contra VW van creciendo en su país de origen —como la primera demanda colectiva de consumidores presentada el pasado noviembre— la mayor parte de la acción judicial se ha impulsado desde el otro lado del Atlántico. Así, la justicia estadounidense ya ha pedido hasta 25 años de prisión y una multa de 275.000 dólares por una manipulación de vehículos que, a nivel mundial, afectó a 11 millones de unidades.

La denuncia alemana llega un mes después que la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) acusase a la empresa automovilística alemana y a Winterkorn por haber cometido fraude al esconder a sus accionistas su conocimiento del ‘Dieselgate’. Presentada en los tribunales de California, la denuncia del regulador bursátil asegura que el fabricante "realizó declaraciones falsas y engañosas a los inversores y suscriptores sobre la calidad de los vehículos, su cumplimiento medioambiental y la situación financiera de VW".

Según se ha destapado, Winterkorn y la cúpula del influyente firma automotriz eran conocedores del fraude que había permitido que más de 500.000 vehículos circulasen por el país aún y exceder los límites de emisiones establecidos por la ley. Aún así, VW emitió más de 13.000 millones de dólares en bonos y valores respaldados por activos en los mercado estadounidenses. "Al ocultar durante una década el engaño de las emisiones, VW obtuvo centenares de millones de beneficios al emitir valores y bonos a precios inflados", añade Stephanie Avakian, codirectora de la División de Cumplimiento de SEC. Como los motores diésel, los accionistas de la compañía fueron deliberadamente manipulados para no perjudicar su negocio.