Ir a contenido

junta de accionistas

Botín pide "madurez" a los partidos para evitar un bloqueo tras el 28-A

La presidenta del Santander pide a los políticos que "hablen claro" y un pacto por el "crecimiento inclusivo"

Considera indispensable garantizar la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad del sistema de pensiones

P. Allendesalazar

Ana Botín en el ’Investor Day’ celebrado en Londres hace unos días.

Ana Botín en el ’Investor Day’ celebrado en Londres hace unos días.

Apenas unas horas después del arranque oficial de la campaña electoral, el escenario posterior a los comicios ya preocupa públicamente a las grandes empresas españolas. La presidenta del Santander, Ana Botín, ha reclamado este viernes a los partidos políticos "responsabilidad y madurez" y "huir del cortoplacismo" tras el 28-A.

España, ha defendido durante la junta de accionistas del banco, necesita un "pacto por el crecimiento inclusivo" y, "a la vista de las encuestas, esta no será tarea de un solo partido", con lo que "va a ser necesario llegar a acuerdos entre distintas fuerzas políticas". Dicho en plata, la banquera ha pedido a los grandes partidos que eviten una situación de bloqueo similar a la de las elecciones de finales del 2015, que hubo que repetir a mediados del 2016.

Eso sí, Botín ha abogado por un pacto de líneas básicas muy concretas. "Sabemos lo que funciona, y sobre todo sabemos lo que no funciona", ha sostenido antes de "pedir a los políticos que hablen claro". Lo indispensable, ha defendido, es apostar por la sostenibilidad presupuestaria y por que las pensiones sean "suficientes para tener una vida digna, pero que a su vez sean sostenibles". También es "crítica" la existencia de "solidez y estabilidad institucional" para atraer la inversión extranjera.

Orgullosa de España

La ejecutiva se ha declarado "orgullosa" de España, como la "gran mayoría" de sus ciudadanos, y ha alabado como sus principales fortalezas a los españoles y a los servicios públicos. Pero el país, ha advertido en lo que ha sonado como una petición de un pacto de Estado, necesita una educación de "primer nivel", con un compromiso permanente por dicho sector "gane quien gane, gobierne quien gobierne".

Para invertir más en educación, ha añadido, es necesario que generar los recursos necesarios para mantener y mejorar los servicios públicos. "Una economía fuerte es la gallina de los huevos de oro. Todos queremos justicia social e igualdad de oportunidades. Pero para tenerlas, necesitamos tener crecimiento económico. El objetivo no es solo crecer, sino que los beneficios del crecimiento lleguen a todos", ha argumentado.

También ha defendido que España "puede y debe recuperar protagonismo en la construcción europea" y ha defendido que la UE "es la solución y no el problema". Un mensaje con el que quería alertar sobre los "programas y políticos que cuestionan, y en ocasiones desean debilitar, el orden económico liberal" de la últimas décadas. "El Brexit es nuestro canario en la mina que nos avisa de los peligros que pueden venir si ignoramos estas oleadas o minimizamos las preocupaciones que millones de personas tienen sobre sus trabajos, su prosperidad y su futuro", ha advertido.

Mujer presidenta

En un encuentro previo con la prensa, Botín se ha mostrado deseosa de que una mujer llegue a la presidencia del Gobierno algún día. Asimismo, ha asegurado que la "volatilidad política" ya no es solo cosa de mercados emergentes y hay que acostumbrarse a que se haya instalado en zonas como Estados Unidos y la Unión Europea. Además, ha negado estar interesada en comprar bancos alemanes, en referencia a las negociaciones de unión entre Deutsche Bank y Commerzbank, y ha afirmado que todavía tienen que pasar "seis o siete cosas" para que se produzcan fusiones transfronterizas en Europa, algo que no prevé que ocurra en los próximos dos años pese a las presiones del Banco Central Europeo (BCE).

Por otra parte, ha avanzado que en las próximas semanas comenzarán las negociaciones con los sindicatos sobre el ajuste de oficinas y plantilla que planea para cerrar la absorción del Popular y que prevé concluir en julio. El Santander ha pagado ya 357 millones a afectados por las cláusulas suelo del Popular y tiene otros 104 millones reservados para más sentencias desfavorables, además de guardar otros 145 millones para compensar a los accionistas de aquel banco que perdieron su dinero (ya gastó otros 535 millones para dar un bono a parte de ellos, que han recuperado el 81% de su inversión). 

Sin acuerdo

La presidenta también ha asegurado que el banco no contempla, por ahora, llegar a un acuerdo con Andrea Orcel pese a la demanda que el banquero italiano estudia plantear contra la entidad. El Santander anunció el fichaje como consejero delegado del banquero italiano en septiembre y lo descartó el enero para no tener que pagarle más de 50 millones por retribuciones que iba a dejar de percibir en UBS y que inicialmente pensó que iba a poder rebajar por su relación de años con la entidad suiza.

El presidente de la comisión de nombramientos y remuneraciones, Bruce Carnegie-Brown, ha defendido ante la junta que cuando se anunció la incorporación de Orcel, el Santander confiaba en "revisar a la baja" la compensación que tendría que pagarle debido a que el banco español había sido durante años uno de los principales clientes de UBS. Finalmente esto no fue posible y el consejo, ha argumentado, consideró "inaceptable" la cantidad, lo que demuestra la "fortaleza" del gobierno corporativo del grupo.