Ir a contenido

sector inmobiliario

Merlin refinaciará el 20% de su deuda para afrontar el cambio de ciclo

Su consejero delegado advierte al Gobierno contra seguir tocando las palancas económicas "equivocadas"

La inmobiliaria invertirá 1.000 millones en revalorizar sus activos y reducirá su ritmo de compras

P. Allendesalazar

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties.

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties. / JOSE LUIS ROCA

Merlin Properties, la mayor inmobiliaria española, prevé un buen año en su sector, pero al mismo tiempo ya está tomando medidas para "prepararse ante eventuales cambios de ciclo". Su consejero delegado, Ismael Clemente, ha confirmado este miércoles que la compañía ultima con un grupo de bancos la refinanciación de 1.004 millones de euros, el 20% de su deuda total, con el objetivo de extender su vencimiento del 2021 al 2024. La firma espera cerrar la operación antes de las elecciones generales para evitar el posible efecto negativo de estas en la prima de riesgo y el coste de la financiación.

El año pasado, la socimi (sociedad cotizada de inversión inmobiliaria) ya reestructuró parte de su deuda para extender su plazo de pago del 2024 al 2034, además de dar de baja otros 165 millones gracias a la venta de la firma de alquiler de pisos Testa. Con la nueva operación, su liquidez se elevará a 900 millones, dejará libre de cargas hipotecarias el 81,3% de su endeudamiento, y mantendrá en el 96% la deuda blindada ante subidas de tipos. "Es importante controlar tanto el activo, como el pasivo, la mayor parte de las compañías del sector que murieron en el pasado ciclo fue porque no controlaron el pasivo", ha argumentado Clemente durante la junta de accionistas del grupo.

La compañía ha reducido del 43,6% al 40,7% su apalancamiento (el peso de la deuda sobre los 12.041 millones de valor de sus activos) y aspira recortarlo hasta el 36% a finales del 2020 gracias a la revalorización de su cartera. Para lograrlo, prevé invertir 1.000 millones hasta el 2022 en mejorar sus inmuebles (oficinas, centros comerciales y plantas logísticas) y reducirá su ritmo de compra para adquirir solo oportunidades muy concretas, posiblemente en Lisboa.

Menos pujante

El ejecutivo ha sostenido que España está empezando a "perder vapor" a ojo de los inversores extranjeros, que a su juicio "se equivocan", ya que la economía va a seguir creciendo más que la de los principales países europeos. Sin embargo, ha advertido de que la situación del país puede empeorar si se siguen "tocando las palancas equivocadas". En este sentido, ha asegurado que los planes de Merlin no están condicionados por las elecciones, ya que no le consta que ningún partido salvo Podemos quiera cambiar el régimen de las socimis, pero ha sostenido que no sería malo que no hubiera nuevo Ejecutivo, como durante la primera mitad del 2016: "Este es un país que es ya como Italia, que vive a espaldas de su Gobierno".

Asimismo, ha apuntado que la empresa está planteándose operar sus negocio en Portgual a través de una socimi o empezar a cotizar en el país. Además, ha anunciado el lanzamiento de su tercer plan de inversión en activos logísticos, con 309 millones hasta el 2023 para desarrollar 510.000 metros cuadrados y ha confirmado que la compañía tiene previsto desinvertir 450 millones hasta el 2022.