Ir a contenido

COMPETENCIA

Bruselas acusa a VW, Daimler y BMW de frenar las tecnologías limpias

La Comisión Europea envía un pliego de cargos al 'círculo de los cinco' por un supuesto pacto ilegal

De confirmarse la infracción la multa podría alcanzar hasta el 10% del volumen de negocio de las empresas

Silvia Martinez

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager. / REUTERS / Yves Herman

El análisis preliminar de la Comisión Europea es rotundo. BMW, Daimler y el grupo VW (Volkswagen, Audi y Porsche) “podrían haber vulnerado las reglas de la competencia de la UE” y “como resultado los consumidores europeos podrían no haber tenido la oportunidad de comprar coches con la mejor tecnología disponible”. La conclusión figura en el pliego de cargos remitido este viernes por el Ejecutivo comunitario al “círculo de los cinco”, a quienes acusa de formar un pacto ilegal para limitar el desarrollo y despliegue de tecnologías destinadas a reducir las emisiones de los vehículos diesel y gasolina.

“Las empresas pueden cooperar de muchas formas para mejorar la calidad de sus productos” pero “las normas de la competencia de la UE no les permiten unirse para justo lo contrario: no mejorar su productos, no competir en calidad”, ha explicado la comisaria de competencia, Margrethe Vestager. Y eso es justo lo que la dirección general de la Competencia considera que ha ocurrido con este caso. “Nos preocupa que esto sea lo que ha sucedido en este caso y que Daimler, VW y BMW hayan infringido las normas de la competencia”, ha añadido.

Bruselas anunció el inicio de la investigación formal en septiembre del año pasado, tres años después del estallido del escándalo del dieselgate, que puso en evidencia las prácticas de la industria automovilística y el uso de dispositivos ilegales para falsear las emisiones. El informe preliminar corrobora los temores de la Comisión. 

Dos tecnologías limpias

Concretamente, que los fabricantes alemanes se aliaron para impedir el despegue de dos tecnologías negando así a los consumidores la oportunidad de comprar automóviles menos contaminantes: el sistema de reducción de catálisis selectiva (SCR), que permite reducir las emisiones de dióxido de nitrógeno, y los filtros de partículas "Otto" (OPF) que permiten reducir las emisiones de partículas nocivas en coches de pasajeros con motor de gasolina.En el caso del primero, Bruselas considera que la estrategia para limitar ese sistema vigente entre 2006 y 2014. En el caso de los filtros de partículas, el pliego de cargos apunta a que la cooperación se mantuvo entre 2009 y 2014.

De confirmarse este tipo de comportamiento no implicaría ningún pacto de fijación de precios ni de participación en el mercado pero sí violaría las normas de la competencia que prohíben la formación cárteles para limitar o controlar la producción, los mercados o el desarrollo técnico. El envío del pliego de cargos no prejuzga el resultado de la investigación pero si se confirma la infracción por parte del “círculo de los cinco” la multa podría alcanzar hasta el 10% del volumen de negocio de las empresas.             

La investigación se centra únicamente en la vulneración de las reglas de la competencia y no en posibles violaciones de la legislación medioambiental europea. Además, también está separada de otras investigaciones en marcha, especialmente la que han puesto en marcha algunas fiscalías europeas y otras autoridades por el uso de dispositivos ilegales para falsear las pruebas en los test. Las empresas tienen ahora derecho a responder a las acusaciones de la Comisión y no hay plazos para concluir la investigación cuya duración.