Ir a contenido

JUICIO POR EL 'CASO BANKIA'

El expresidente del BBVA: "Yo le dije a Rato que lo mejor era que dimitiera"

El expresidente del BBVA contradice la versión del exministro De Guindos sobre la salida del entonces presidente de Bankia

Botín y Guindos secundaron la petición de dimisión mientras que Fainé se mantuvo "dubitativo", según la declaración del banquero

Rosa María Sánchez

Fotografía del monitor de la Audiencia Nacional mientras declaraba el expresidente del BBVA, Francisco González, como testigo en el caso Bankia.

Fotografía del monitor de la Audiencia Nacional mientras declaraba el expresidente del BBVA, Francisco González, como testigo en el caso Bankia. / EFE / FERNANDO VILLAR

El expresidente del BBVA, Francisco González, ha reconocido este miércoles en la Audiencia Nacional que fue él mismo quien pidió al entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, que dimitiera de su cargo en un cena en el Ministerio de Economía el 6 de mayo de 2012 en la que también estaban el ministro Luis de Guindos, y los presidentes del Santander, Emilio Botín y de La Caixa, Isidre Fainé.

Al día siguiente, el 7 de mayo, Rato dimitió tras confirmar que había perdido el apoyo del entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Después se precitó la intervención de Bankia por parte del Estado, que impulsó a José Ignacio Goirigolzarri como presidente de la entidad, cargo en el que aún continúa. "Nunca pensé que (Goirigolzarri) aceptaría ese cargo, pero es una opinión personal", ha deslizado Francisco González sobre quien fue su consejero delegado en BBVA hasta el 2009.

Versiones contradictorias

"Yo, personalmente, le dije que lo mejor era que dimitiera", ha reconocidó este miércoles Francisco González en su declaración como testigo en el 'caso Bankia', sobre la posible salida a bolsa fraudulenta de la entidad que presidía Rodrigo Rato.

Era la noche del 6 de mayo. Había habido otra reunión previa en el Ministerio de Economía el 4 de mayo con los mismos participantes convocadas, ambas, por el ministro Luis de Guindos. Rato detalló su plan para recapitalizar Bankia con 7.000 millones que esperaba obtener de los mercados financieros. El plan no convenció al resto de los banqueros que temían por el contagio a sus entidades del problema de credibilidad que -según González- aquejaba a Bankia y a la economía española en general. Francisco González consideró que la entidad solo podría ser reflotada con una inyección de 20.000 millones (el rescate público final supuso 23.000 millones).

"Le dije que no iba a poder conseguir el capital que la entidad necesitaba, que él era una persona relevante y con mucho prestigio y que lo mejor era que dejara la presidencia y diera paso a una solución viable", ha relatado el expresidente del BBVA.

"Él se calló y punto", ha añadido para describir la respuesta que obtuvo de Rato tras oir esos argumentos. Según la versión de González, el ya difunto Emilio Botín apostilló "sí, Rodrigo, lo mejor es que dimitas", mientras que el ministro De Guindos, "si no lo dijo, asintió". Fainé, por su parte "estaba más dubitativo".

Este relato de los hechos relativos a la cena del día previo a la dimisión de Rato coincide con lo que declaró el propio expresidente de Bankia en la Audiencia Nacional, donde declaró como acusado de un posible delito de estafa por la salida a bolsa de la entidad.

Sin embargo, el relato de Francisco González contradice la versión del exministro y actual vicepresidente del Banco Central Europeo, que también declaró bajo juramento como testigo en el caso, el pasado 26 de marzo, y que negó haber forzado a dimitir a Rato en esa reunión con sus competidores bancarios.