Ir a contenido

Coche eléctrico

Tardar 5 minutos en recargar la batería del coche ya es posible en España

Repsol instala en la localidad de Lopidana (Álava) el primer punto de recarga ultra-rápida de la Península

Sara Ledo

Recarga de un coche eléctrico en el Salón de Fráncfort.

Recarga de un coche eléctrico en el Salón de Fráncfort. / Martin Meissner

La excusa de que las baterías del coche eléctrico tardan mucho en cargar comienza a desaparecer poco a poco. Si bien, la mayoría de los 'enchufes' que se instalan para este tipo de vehículos tienen una duración de recarga de 30 minutos de media, en parte debido a las características del vehículo, el punto de recarga ultra-rápida llega a España de la mano de Repsol. La petrolera ha instalado el primer 'enchufe' que tarda entre 5 y 10 minutos en recargar la batería del coche eléctrico que soporte su potencia, un tiempo similar al que se emplea en el repostaje de gasolina o diésel.

El 'enchufe' está ubicado en una gasolinera de Repsol de la localidad alavesa de Lopidana y cuenta con una potencia máxima de 700 kilovatios (kW), que puede repartirse entre sus cuatro postes de suministro en función de la capacidad de las baterías de los vehículos. Además, puede configurarse para ofrecer 350 kW simultáneamente a dos vehículos o recargar cuatro con 175 kW para cada uno.

En la actualidad, existen diversos tipos de puntos de recarga según la potencia del punto de suministro, algo que, junto con las características del vehículo –no es lo mismo un vehículo normal que uno Premium- determina la velocidad de llenado de la batería. Así, a la recarga ultra-rápida, se suma la recarga super-rápida para una carga continua de entre 100 y 150 kilovatios durante unos 15 minutos; la recarga rápida, para una carga trifásica o continua de entre 40 y 50 kilovatios durante 30 minutos; la recarga semirápida, para una carga trifásica de 22 kilovatios durante 1,5 horas y la recarga básica que responde a una carga monofásica de entre 2,3 y 7,4 kilovatios durante entre 4 y 14 horas.

La instalación alavesa, realizada por Repsol a través de Ibil, la empresa que impulsa la petrolera y el Ente Vasco de la Energía (EVE), puede ser utilizada por cualquier vehículo eléctrico existente en el mercado que pueda utilizar esta infraestructura. Los nuevos puntos incorporan conectores estándar de recarga Combo CCS (hasta 350 kW) y CHadeMO (hasta 100 kW).

Según ha informado Repsol en un comunicado, la compañía tiene previsto extender esta tecnología a otras cuatro estaciones de servicio de su red durante el año 2019. De momento, además de este punto de recarga ultra-rápida, Repsol cuenta con 31 puntos de recarga rápida en sus estaciones de servicio, y participa a través de Ibil en una red con más de 1.700 puntos, de los que 200 son de acceso público.