normativa contable

¿Qué se puede hacer y que no con una prórroga presupuestaria?

El gasto total debe ser el que está previsto en las últimas cuentas aprobadas

El vicepresidente del Govern y ’conseller’ de Economia, Pere Aragonès.

El vicepresidente del Govern y ’conseller’ de Economia, Pere Aragonès. / EFE / QUIQUE GARCÍA

1
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La prórroga de los presupuestos de la Generalitat del 2017 no tiene por qué causar distorsiones. El problema son los casi 2.000 millones de gasto adicionales previstos en el proyecto para el 2019 que el Govern no llegó ni a entregar en el Parlament.

El gasto aprobado en el 2017 asciende a 24.692 millones, mientras que el proyecto que el Ejecutivo catalán no llegó ni a entregar en el Parlament era de 26.677 millones.

Sin cuentas nuevas, el Ejecutivo catalán no tiene más remedio que abandonar algunos de sus proyectos y atenerse a lo previsto y los gastos por mandato legal, como las subidas salariales o la recuperación de pagas extras de los funcionarios.

La ley de Presupuestos de la Generalitat afirma que no se pueden llevar a cabo iniciativas legislativas o administrativas que supongan un aumento del gasto público presupuestado si no se proponen, a la vez, los recursos adicionales necesarios o las reducciones proporcionales  de gasto.

Tampoco se pueden tramitar ampliaciones de plantilla nuevas ni otras reestructuraciones que comporten un aumento global del gasto de personal.

Todo ello está definido , por un lado, por la ley de estabilidad presupuestaria; y por el otro, por la condicionalidad para recibir los fondos de facilidad financiera (que reciben las autonomías que cumplen con el déficit), tras salir del fondo de liquidez autonómica (FLA) -el de las que no cumplen y al que, hasta el año pasado, estaba adscrita Catalunya-.

Noticias relacionadas

La prórroga supone mantener en las mismas cuantías los créditos presupuestarios de los gastos de las cuentas del 2017.  El Govern puede reasignar recursos sin recurrir al Parlament, pero debe llevar a la cámara cualquier crédito extraordinario o suplemento de este que decida porque modifica la estuctura de las cuentas aprobadas.

Durante el periodo de prórroga no se pueden tramitar gastos de los capítulos seis, siete y ocho, que incluyen básicamente inversiones, con la excepción de los autorizados por acuerdos de gobierno con carácter plurianual. En todo caso se pueden autorizar algunas excepciones.