Ir a contenido

SALDO COMERCIAL

La balanza por cuenta corriente multiplica su déficit por 2,5 puntos en enero

El Periódico

Contenedores en el puerto de Barcelona.

Contenedores en el puerto de Barcelona. / ÁLVARO MONGE

La balanza por cuenta corriente multiplicó por 2,5 su déficit en enero, hasta situarse en los 1.500 millones de euros, frente a los 600 millones del mismo mes del año pasado. Esta balanza mustra el resultado de los ingresos y los pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias. La evolución se explica por el déficit de la balanza de bienes y servicios, frente al superávit del mismo mes del 2018. Sin embargo, el déficit de las rentas primarias y secundaria disminuye y se mantiene el superávit de la cuenta principal. 

En concreto, la balanza de bienes y servicios presentó un déficit de 600 millones de euros respecto al superávit de 400 millones del mismo mes del año anterior. Dentro de esta, el turismo y los viajes redujeron en 100 millones su superávit, hasta alcanzar 2.300 millones de euros. 

La balanza de rendas primarias ( incluye las de trabajo, inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) y secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, entre otras) registró un déficit de 800 millones de euros en enero, lo que supone 100 millones menos que en el 2018. 

El saldo de la cuenta de capital mantuvo en el inicio del año su superávit en 400 millones de euros. Así, el saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía española, registró un déficit de 1.100 millones de euros, por encima del déficit de 200 millones de enero de 2018.

Entrada de capitales en enero

En términos acumulados de doce meses, la capacidad de financiación se situó en enero en 16.800 millones, inferior al dato registrado en el conjunto del 2018.

Por otro lado, en el primer mes del año entraron en España 8.400 millones de euros por compra de activos, desendeudamiento y desinversiones, frente a los 25.800 millones que salieron del país en el mismo mes del año anterior.

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo período.