Ir a contenido

ELECCIONES GENERALES

Las pensiones quedan a los pies de la refriega electoral

La ausencia de acuerdo en el Pacto de Toledo deja el debate sobre la Seguridad Social al albur de la confrontación política

PSOE, Podemos y ERC plantean revalorizar por ley las pensiones con el IPC mientras PP lo condiciona al crecimiento económico

Rosa María Sánchez

Imagen de una manifestación de pensionistas en Bilbao, en febrero del 2018.

Imagen de una manifestación de pensionistas en Bilbao, en febrero del 2018. / EFE / MIGUEL TORRA

El acuerdo del Pacto de Toledo nació en 1995, fruto del consenso entre todas los grupos políticos con presencia en el Parlamento, con el objetivo de hacer viable el modelo de reparto de la Seguridad Social. Las fuerzas políticas se conjuraron para avanzar de forma consensuada en reformas para el perfeccionamiento y la consolidación del sistema, sacando el debate de las pensiones fuera de la refriega política. 

Al PP le hacía daño el mensaje que propalaba el PSOE sobre que si ganaba el partido que entonces dirigía José María Aznar bajarían las pensiones. 

 "¡Diga usted que, si yo soy presidente, peligran las pensiones! Da cierta tristeza escucharlo", retó Aznar a Felipe González en un  memorable debate previo a las elecciones de junio de 1993. "Yo no temo que bajen las pensiones. Los que lo temen son los pensionistas", le espetó González.

Confrontación política

Uno de los objetivos del Pacto de Toledo era acabar con estas refriegas que solo causaban inquietud entre los pensionistas. Ahora, la ruptura del acuerdo dentro del Pacto de Toledo al que estaban a punto de llegar los grupos parlamentarios antes del anuncio de adelanto electoral al 28 de abril deja el debate sobre el futuro de las pensiones fuera del paraguas del consenso. Y lo previsible es que las pensiones se conviertan en motivo de pullas cruzadas entre los distintos grupos políticos.

“El modelo del Pacto de Toledo pudo tener sentido en un sistema bipartidista. Todo ha cambiado. Hay un mayor número de actores políticos y me parece que es bueno que haya debate sobre las pensiones y que se confronten las ideas”, apunta Jordi Salvador, el representante de ERC en la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados.

La cuestión del IPC

A falta de que los partidos políticos publiquen los programas electorales de cara al 28-A, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha adelantado el documento “110 compromisos con la España que quieres”.

“ Eliminaremos el actual Índice de Revalorización. Las pensiones se actualizarán anualmente con el IPC real , aumentando en mayor medida las pensiones mínimas y no contributivas, y reformaremos la actual regulación del factor de sostenibilidad promoviendo un diseño compartido con los interlocutores sociales”, afirma el texto programático.

También incorpora el compromiso de establecer “una senda de cinco años para superar y eliminar el déficit del sistema de Seguridad Social  a través de la adopción de un conjunto de medidas que garanticen la sostenibilidad financiera de largo plazo del sistema”, entre las que se alude a redefinir las fuentes de financiación del sistema y a incrementar la aportación del Estado.

De momento, el Gobierno aprobó el 1 de marzo otro préstamo, de 13.830 millones, para atender el pago de las extras de junio y de noviembre.

Planes privados

En el Partido Popular, su líder, Pablo Casado, solo se compromete a subir las pensiones con el IPC “siempre y cuando el crecimiento económico y la creación de empleo lo permita, tal como dice el Pacto de Toledo”. Esta es la respuesta que Casado dio este domingo en el programa El Objetivo ante la pregunta “¿se compromete a subir las pensiones con el IPC?” que le formuló la periodista Ana Pastor.

Lo cierto es que el texto no renovado del Pacto de Toledo no dice lo que refiere Casado. Tampoco lo decía el nuevo texto que había sido pactado entre la mayor parte de las formaciones y que ha quedado convertido en papel mojado. En este solo se apuntaba que “la revalorización anual de las pensiones en base al IPC real se presenta como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones”. Otra cuestión es que algunos grupos, como el PP y Cs, interpretaron de forma más o menos discutible que en la expresión “en base al IPC” podía caber la posibilidad de condicionar la subida al ciclo económico.

Casado también ha avanzado su propuesta para “un blindaje fiscal del ahorro” que, entre otras cuestiones, plantea eximir del pago de impuestos el rescate de las cantidades ahorradas en planes y fondos de pensiones u otras formas de ahorro para la jubilación. 

De cara al debate electoral, fuentes de Ciudadanos trasladan su propuesta sobre pensiones a la necesidad de una reforma laboral y de medidas a favor de la natalidad (con medidas de conciliación y aydas al pago de guarderías) para favorecer ingresos futuros y la sostenibilidad del sistema a medio plazo.

ERC y Podemos

En sus propuestas sobre pensiones, tanto Unidos Podemos como ERC plantean garantizar por ley la actualización de las pensiones con el IPC.

A diferencia del PSOE, sin embargo, ambos grupos abogan por destopar las bases máximas de cotización y, en lugar de "reformar" el llamado “factor de sostenibilidad” (que lleva a disminuir las pensiones a medida que aumenta la esperanza de vida) ambas formaciones abogan por derogarlo "definitivamente". ERC plantea acabar con la desgravación fiscal por aportaciones a planes y fondos planes privados de pensiones.

Sistema mixto

La propuesta electoral de VOX alude a un nuevo modelo mixto, de reparto y capitalización, en el que el una parte de las cuotas sirva para garantizar una pensión mínima a todo el mundo y otra parte se ingrese en un plan privado de cada trabajador.