Fainé pide al próximo Gobierno que controle las cuentas públicas

El presidente de CECA apela a una acción conjunta del sector financiero para mejorar su reputación

La obra social de las entidades adscritas a la Confederación creció el 2% en el 2018 y alcanzó los 813 millones

El presidente de CECA, Isidro Fainé, y el director general de CECA, José María Méndez, durante la 112º Asamblea General Ordinaria. 

El presidente de CECA, Isidro Fainé, y el director general de CECA, José María Méndez, durante la 112º Asamblea General Ordinaria. 

1
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Isidre Fainé, ha advertido este martes sobre la evolución de la economía, el deterioro de la confianza de consumidores y empresarios y la erosión del superávit exterior como resultado del empeoramiento del contexto internacional. "Al Gobierno que resulte de las elecciones del 28 de abril le corresponderá vigilar la evolución macroeconómica, pero también acometer reformas que permitan controlar las cuentas públicas y reducir nuestras vulnerabilidades internas”, ha afirmado Fainé su discurso ante la 112ª Asamblea General de CECA celebrada en Madrid

Los 10 grupos de entidades de crédito a los que representa CECA suman, en términos de depósitos, casi el 40% del total del sistema financiero español. Además, CECA agrupa también a 14 fundaciones bancarias y 15 fundaciones de carácter general. Según los datos aportados con motivo de la Asamblea, la inversión en obra social de las entidades adscritas a CECA superó los 813 millones de euros en 2018, un 2% más que en el año anterior. Esta dotación hace que el sector lidere la inversión social privada en España

Para el 2019, la confederación de cajas ha anunciado un incremento del 15% en el presupuesto dedicado a iniciativas de educación financiera, lo que supondrá una dotación cercana a los 3,5 millones de euros al programa 'Funcas Educa'.

Reputación del sector

Noticias relacionadas

En su discurso de apertura de la centenaria asamblea, Fainé se ha referido a las dificultades que atraviesa el negocio bancario en el actual contexto de bajos tipos de interés, "que dificulta la generación de unos niveles de rentabilidad adecuados”.

También ha hecho alusión a los problemas de reputación que aún arrastra el sector financiero, diez años después del estallido de la crisis y ha abogado por una acción conjunta de las entidades para superarlo.  "El daño a la imagen del sector hace necesaria alguna acción conjunta porque estamos empezando a correr el riesgo de que se olvide ese valor que aportamos a la sociedad”, ha afirmado.