Ir a contenido

Transportes

Trenes sin maquinistas en Lleida

Siete de los 12 conductores de la línea FGC Lleida-La Pobla de Segur se marchan a Renfe debido a los bajos sueldos

Gabriel Ubieto

Imagen de archivo de un tren de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya del servicio Lleida-La Pobla de Segur.

Imagen de archivo de un tren de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya del servicio Lleida-La Pobla de Segur. / Bernat Borràs (Trens.cat)

La automatización es la siguiente parada para los servicios de tren y ferrocarril, aunque en la presente los maquinistas todavía son un actor imprescindible. Y en los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) de Lleida pueden tener un problema si no empiezan a cuidar mejor a los suyos. Este lunes se ha formalizado la salida de siete de los 12 conductores del servicio Lleida-La Pobla de Segur hacia Renfe, donde les ampara unas mejores condiciones. 

La dirección de FGC, para evitar dejar desatendido el servicio, ha invocado una prórroga mediante la cual esos siete empleados deberán permanecer en sus puestos durante los tres próximos meses para dar tiempo a la empresa pública para reclutar y formar a sus sustitutos. Esta fuga no es la primera que vive FGC, que gestiona en solitario el servicio desde el 2016, y fuentes sindicales consultadas cifran en más de una decena los maquinistas que previamente se han marchado a otros operadores. Esas mismas fuentes coinciden en tasar en 9.000 euros al año la remuneración media que separa a un maquinista de Renfe y a uno de FGC. Como añadido, para los que prestan servicio en la línea Lleida-La Pobla rigen condiciones inferiores a las de la red principal.

Dicha línea entraña una particularidad y es que sus maquinistas están obligados a acreditar una licencia de tipo B para conducir dichos trenes. Esta les habilita para manejar en alta velocidad y requiere una inversión inicial de entre 21.000 y 30.000 euros, lo que acaba provocando que para muchos este destino sea un puente transitorio hacia otros puestos. "No es solo la diferencia de salario, es que en Ferrocarrils estoy con contrato de interina y en Renfe pasaré a indefinida. Tampoco tendré que hacer horas en otros puestos", cuenta Montse (nombre ficticio para preservar su anonimato), una de las siete maquinistas que se marchará en junio. Esta trabajadora se refiere a que en Lleida los maquinistas cubren horas, dada la falta de personal, haciendo funciones de regulador de estación, entre otros. "Si me hubieran garantizado más estabilidad me hubiera planteado quedarme", añade.

El próximo 1 de abril está previsto que la dirección constituya una mesa de negociación con los sindicatos para comenzar a discutir el nuevo pliego de condiciones. A preguntas de este medio sobre si se equipará a los trabajadores de Lleida con los de la red principal de FGC, la responsable de organización y personas de la compañía, Juliana Vilert, se limita a afirmar que intentarán adaptar las remuneraciones a las funciones exigidas en el puesto. "No es una cuestión salarial", considera. Tampoco descarta que fugas de este tipo que obliguen a renovar a más de la mitad de la plantilla en Lleida vuelvan a ocurrir.

Cabe recordar que en el territorio de Lleida FGC actúa como único tren de proximidad, ya que esta es la única de las cuatro provincias de Catalunya que no dispone de servicio de Renfe Rodalies.