Ir a contenido

Entrevista

Sánchez Llibre: "No saldremos de la crisis hasta que no haya un alza real de los salarios"

El presidente de Foment del Treball abre la puerta a una contrarreforma laboral si gana el PSOE las elecciones y anuncia que Mar Alarcón y Cinta Pascual serán vicepresidentass de la patronal catalana

Agustí Sala

Entrevista con el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.

Entrevista con el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre. / Albert Bertran (El Periódico)

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (Vilasar de Mar, 1949), ha cerrado en sus primeros cinco meses de mandato un litigio que la patronal de la gran empresa catalana arrastraba con Pimec desde hace 12 años. La 'pax' en el mundo empresarial, que también ha conseguido con Cecot, llega en un contexto político convulso, con unos prespuestos truncados tanto en el Congreso como en el Parlament.

-¿Hay alguna probabilidad todavía de que se apruebe una contrarreforma laboral en lo que queda de legislatura?

-En estos momentos Foment y CEOE estamos radicalmente en contra. Las reformas laborales se tienen que plantear cuando se puedan tramitar con normalidad, no con el carácter de urgencia con el que se aprobaría ahora. Si el Gobierno lo hiciera, yo lo calificaría como propio de una democracia de baja intensidad. 

"Si el Gobierno hiciera una contrarreforma laboral por decreto, yo lo calificaría de democracia de baja intensidad"

-¿Es un tema finiquitado?

-Está finiquitado. Cuando comience la próxima legislatura existen términos medios [sobre subcontratación, prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa] para alcanzar un consenso con la patronal. Si la legislatura no se hubiera finalizado hubiéramos podido cerrar un acuerdo.

-Esa "urgencia" ha sido uno de los argumentos, pero la CEOE también le ha pedido al próximo Gobierno que no toque ninguno de esos tres aspectos. ¿Está o no abierta la patronal a una contrarreforma?

-No es necesaria ni urgente la contrarreforma, pero habrá que ver quién gana las elecciones. En el hipotético caso de que el PSOE volviera a gobernar, hay maneras de buscar un consenso para evitar que esa reforma laboral no lesionara los intereses de las compañías. Siempre hay posibilidades de consenso. Nosotros no estamos de acuerdo en que las camareras de piso cobren 600 euros al mes. No podemos decir que hemos salido de la crisis hasta que no se haya producido un incremento real los salarios.

-Ha habido alguna medida que sí se ha aprobado, como el registro horario, pero parece que ha quedado todo un poco 'light'. Tan 'light' que incluso la patronal ha sido misteriosamente benevolente en su valoración…

-Hemos estado de acuerdo en un punto de mínimos, de consenso. En el caso del registro horario muchas empresas tienen empleados con teletrabajo, trabajo según tarea… Las nuevas tecnologías implican que la jornada muchas veces se realice fuera de una oficina. No queríamos que, por no estar de acuerdo con las especificaciones que marca el decreto ley, esta medida sirviera para multas descabelladas de la Inspección de Trabajo a las empresas que sí cumplen.

-Uno de los principales retos con los que se presentó para dirigir Foment fue el retorno de las empresas catalanas que se habían marchado debido al 'procés'. ¿Cómo está este tema?

-Cuando acabe mi mandato, dentro de cuatro años, seguramente una parte importante de las empresas que se fueron habrán vuelto a Catalunya. Básicamente las no financieras. Estoy convencido de que el conflicto entre Catalunya y España se irá resolviendo. Lo tengo entre ceja y ceja, pero hasta que no llegue un clima de estabilidad política será difícil. La atracción de multinacionales extranjeras también ayudará.

"Cuando acabe mi mandato, dentro de 4 años, seguramente una parte importante de las empresas que se fueron habrán vuelto"

-Una de las máximas que ha ido repitiendo estos primeros meses es que querían presupuestos que contribuyeran a esa estabilidad. A nivel estatal no los habrá y aquí el Govern ha renunciado a tramitarlos…

-Ha sido un error gravísimo no tirar adelante esos presupuestos. Los organismos internacionales insisten en que cuando no hay presupuestos no hay seguridad ni inversión. Independientemente de qué tipo de presupuestos, primero que se aprueben y luego ya los enmendaremos. El 2019 ya es un año perdido, veremos el 2020.

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, en su despacho. / Albert bertran

-La 'casa gran' del empresariado era otra de sus promesas electorales. El asunto Cecot está arreglado, el de Pimec parece que también… pero en las elecciones a las cámaras de comercio no han sido capaces de elaborar una lista común. ¿No hay paz del todo?

-Hay paz total y absoluta. Hemos querido ser muy neutrales y no hemos tomado partido por ningún candidato.

"Foment-Fepime es una marca que potenciaremos y queremos que sea la 'casa gran' de los empresarios de Catalunya"

-¿Está muerta Fepime?

-Al contrario, ahora ya podemos hablar de Foment-Fepime. Es una marca que la regularizaremos y potenciaremos por todo el territorio. Queremos que sea la 'casa gran' de los empresarios de Catalunya, pequeños, grande s y autónomos.

-Han firmado la paz con Pimec, pero por lo que a autónomos respecta ATA se ha ido con CEOE. Y antes ATA iba con Pimec… ¿Puede haber aquí un conflicto en potencia?

-No. Estamos en conversaciones con ATA Catalunya para incorporarla a Foment.

-¿Cuántos autónomos representa ahora mismo ATA Catalunya?

-No lo sé. Ya lo sabremos cuando vengan.

Sánchez Llibre ojeando un informe en su despacho / ALBERT BERTRAN

-Sobre el recién cerrado conflicto de representatividad con Foment, ¿son meramente simbólicos los porcentajes? ¿La paridad es total entre las dos?

-La cuestión era reconocer cuál era la patronal más importante en Catalunya, más de forma que de fondo. En el ámbito institucional la representación ya era prácticamente 50-50. Aquí la cuestión era cerrar un conflicto que arrastrábamos de hace 12 años. Tanto me da el 60% que el 58%, pero yo sé lo que es Foment-Fepime. Una entidad que representa al 70% del PIB catalán, el 90% de las exportaciones y que firma el 90% de los convenios.

"Mi propuesta de unidad consiste en que Foment-Fepime, Pimec y los sindicatos trabajemos conjuntamente en una hoja de ruta para la economía catalana en el 2030" 

-¿El régimen sancionador de la morosidad a los proveedores puede ser un nuevo punto de discordia entre Foment y Pimec?

-No. Habrá unidad empresarial. Nosotros haremos todos los esfuerzos para que así sea. Sobre el régimen sancionador, yo fui uno de los ponentes en la anterior legislatura que trabajó para que saliera adelante. Aquí lo que hemos de centrarnos es en que los empresarios cobren en los plazos que marca la ley. Pero mi propuesta de unidad va más allá y consiste en que, Foment-Fepime, Pimec y los sindicatos trabajemos conjuntamente para trazar una hoja de ruta de cómo queremos que sea la economía catalana en el 2030.

-¿Está completa la feminización de Foment?

-En el comité ejecutivo y en la junta directiva ya está prácticamente cubierto. En las comisiones, de un total de 22 presidencias hay 15 mujeres. Y con la reforma de los estatutos el próximo 1 de abril habrá tres nuevas vicepresidencias. Propondré que dos de ellas sean ocupadas por Mar Alarcón, como presidenta de la comisión de sociedad digital, y la otra Cinta Pascual, como presidenta de la comisión de valores, ética y compromiso.