Ir a contenido

capital foráneo

La Cámara de EEUU en España destaca la "tendencia clara" de la inversión extranjera hacia Madrid

El presidente de la organización, Jaime Malet, afirma que Catalunya "estaría mucho mejor proyectándose hacia el resto de España"

Jaime Malet, bajo un cuadro del ilustrador Mel Ramos, en su despacho.

Jaime Malet, bajo un cuadro del ilustrador Mel Ramos, en su despacho. / JOAN PUIG

El presidente de la Cámara de Comercio de EEUU en España (AmCham Spain), Jaime Malet, afirma que existe una "tendencia clara" de que la inversión extranjera que llega a España se concentra cada vez en más en Madrid en detrimento de Barcelona por la coyuntura política.

"La realidad es que Madrid se ha posicionado como el lugar de todos y Barcelona, por desgracia, como el lugar solamente de Catalunya", ha dicho Malet en una entrevista en el programa Converses de Cope Catalunya.

Ha considerado que este posicionamiento, a su juicio, de Barcelona, "es un error que hay que cambiar" porque esta ciudad encierra un gran atractivo para la captación de inversiones y de talento.

Para Malet, Barcelona "estaría mucho mejor proyectándose hacia el resto de España", y ha advertido sobre el peligro de la pérdida de sedes sociales en Catalunya, que cifra en unas 4.000, de las que más de 3.000 estaban radicadas en la capital catalana.

"La gente que piensa que no pasa nada por la marcha de las sedes sociales se equivoca. En el mundo se pelean por tener las sedes empresariales. Esto es importante, porque a la larga tras las sedes se van los centros de decisión", ha subrayado.

Inercias empresariales

Considera que, aunque es un proceso lento porque las inercias empresariales son muy fuertes "primero se van los auditores, luego los abogados, los centros de decisión, los presidentes y al final un día despiertas y las empresas ya no están en Catalunya".

Por ello, cree que la marcha de sedes sociales puede marcar una "decadencia enorme" de la economía catalana porque acarrearán la marcha de los centros de decisión, y se ha mostrado pesimista sobre la posibilidad de que todas estas empresas regresen.

En este sentido, ha opinado que un tercio de ellas "no volverán nunca" a Catalunya, mientras que el resto podría volver sólo si se produce un marco político de "mesura" que hoy día no ve en esta comunidad.

"En el Quebec salieron 800 empresas durante un proceso independentista de 10 años, mientras que en Catalunya se han marchado 4.000 en un año", ha subrayado Malet, que ha instado a "los líderes que han llevado a esta situación" a que "piensen en sus responsabilidades con la gente".