Ir a contenido

SECTOR QUÍMICO

Basf descartó BCN para su sede tecnológica por la "mayor disponibilidad de talento digital de Madrid"

La multinacional alemana contratará 300 personas para su centro digital de servicios en la capital de España

Eduardo López Alonso

El director general de Basf en España, Carles Navarro, en la presentación de resultados del pasado año. 

El director general de Basf en España, Carles Navarro, en la presentación de resultados del pasado año. 

La multinacional alemana Basf descartó la ciudad de Barcelona para instalar la sede de su filial de servicios digitales en favor de Madrid porque la capital de España mostró "mejores costes y mayor disponibilidad de talento digital", según afirmó este miércoles el director general, Carles Navarro. Según el máximo responsable del grupo químico en España, la decisión fue tomada en Alemania y no le consta que la situación política en Catalunya o la falta de ayudas tuviera algo que ver en la elección final, que fue tomada a finales del año pasado.  La nueva filial, Basf Digital Solutions, prevé la contratación de unos 300 profesionales en los próximos dos años y su cometido es liderar los servicios de la compañía a nivel global en el desarrollo digital, que incluye la sensorización de los procesos productivos.

En el marco de esta apuesta digital, Basf fundó en febrero la compañía Basf Digital Solutions, que ya está en marcha. Ciudades de todo el mundo competían por este centro, y que finalmente se eligió Madrid "por sus condiciones de costes y por disponer del talento digital idóneo" para este proyecto. 

El grupo alemán ingresó 1.358 millones de euros en España en el 2018, el 4 % más que en el 2017, e invertirá este año 62 millones de euros en sus centros productivos españoles, lo que supone la mayor inversión de esta multinacional en el país en la última década. Esa inversión se destinarán a la digitalización del control de producción de las plantas, a introducir en ellas mejoras medioambientales, a aumentar la seguridad. La mitad de la inversión se destinará a la planta de Tarragona. El grupo cuenta con 16 centros de trabajo en España, entre los que destacan el de La Canonja (Tarragona) y Guadalajara, y que suman unos 2.200 trabajadores. Estos centros dan servicio, sobre todo, a sectores como la automoción, agricultura, construcción, cuidado personal y del hogar, y del embalaje.

El actual reto de la firma es afrontar una transición interna dirigida a la mejora de los procesos para conseguir un impacto medioambiental próximo a cero en el 2030 en términos de CO2. Desde el punto de vista industrial, el reciclaje químico de los plasticos es una de las líneas de trabajo actuales, para conseguir el aprovechamiento industrial de plásticos usados. 

Navarro aseguró que el futuro de la macro planta de Tarragona está asegurado pese a que a escala internacional China se está convirtiendo en un polo fundamental del sector químico a nivel mundial, con casi el 40% del mercado, cuando hace 10 años era del 10%. 

Temas: Basf