Ir a contenido

Empresas

Foment y Pimec firman la igualdad entre patronales

La distribución de peso simbólico se consolidará en el 55% para Foment y el 45% para Pimec y garantiza la paridad de facto en los órganos

Gabriel Ubieto

Firma del acuerdo de representatividad en marzo pasado.

Firma del acuerdo de representatividad en marzo pasado.

Foment Pimec han rubricado este viernes el alto el fuego entre patronales y ponen fin a un conflicto iniciado en el 2007. Las condiciones del armnisticio, que ambas partes han insistido en calificar que se cierra sin vencedores ni vencidos, son la paridad de facto entre la patronal de la gran empresa catalana y la de las pequeñas y medianas. Foment y Pimec se repartirán de forma paritaria la representación patronal en los órganos compartidos, tal como refleja el acuerdo y ya avanzó EL PERIÓDICO. A nivel simbólico, Foment, debido a sus tres siglos de historia, mantiene un porcentaje superior de representatividad frente a Pimec, del 55% frente al 45%.

Fepime, la representante de la pequeña y mediana empresa vinculada a Foment, desaparece de la primera fila de la bancada empresarial, tal como ha quedado reflejado en la escenificación de la firma del acuerdo. Los ‘consellers’ de Treball, Chakir El Homrani, y de Justícia, Ester Capella, en el medio y flanqueados por un lado por Josep Sánchez Llibre y por el otro por Josep González. El representante de Fepime se ha sentado a la izquierda del presidente de Foment, simbolizando la disolución de su autonomía formal. En la bancada patronal solo hay espacio para dos entidades: Foment y Pimec.

Sánchez Llibre ha expresado su "gran satisfacción" por alcanzar un pacto en el que "no hay ganadores ni perdedores. Los ganadores de este pacto son los empresarios de este país". González, por su parte, ha calificado la ratificación del pacto de "día histórico". Ambas entidades comenzarán a negociar en los próximos días los reemplazos en los órganos de representación públicos, para alcanzar la paridad rubricada. Esta igualdad, pese a la diferencia porcentual, también se traslada a la asignación de los 2,3 millones de euros de subvenciones públicas que reciben anualmente las organizaciones empresariales, tal como han detallado desde Treball.

Casi dos décadas de litigios

Ambas partes han querido agradecer a la 'conselleria' de Treball, controlada por ERC, su papel de mediador en el conflicto, que ha hecho posible el acuerdo y ha evitado que la Generalitat se viera obligada a contar la representatividad de cada una de las organizaciones, tal como le instaba una sentencia del Tribunal Supremo. El presidente de Pimec ha manifestado que desde su organización tenían "la sensación de agravios que hoy quedan resueltos", ya que "con Governs anteriores no habíamos avanzado nada", ha declarado, en referencia velada a la "inacción" que achaban a las anteriores 'conselleries' controladas por la antigua CiU.

El 'conseller' de Treball ha celebrado el acuerdo alcanzado y  ha considerado que este fortalece "el tejido patronal de este país, que es diverso". Tampoco ha querido desaprovechar la ocasión para lanzar un mensaje con trasfondo político: "La mejor solución para cualquier conflicto es el diálogo". 

La disputa por la representatividad arranca en el 2000, con la creación de Fepime. Este permanece latente hasta el 2007, cuando se hace pública la disputa de cuotas entre las organizaciones y se judicializa en el 2008. Tras una sentencia del Tribunal Supremo del 2017 que habilitaba a la Generalitat a medir por su cuenta la representatividad de ambas entidades, el pasado viernes se llegó a un consenso que este viernes se ha ratificado y que tendrá vigencia hasta el 2029.

Temas: Patronal