Ir a contenido

Mercado de trabajo

El Banco de España constata que la reforma laboral no ha reducido la temporalidad

El supervisor considera que persiste una "excesiva" rotación en el empleo pese a los profundos cambios normativos

El 6,5% de las personas sin empleo encuentran un puesto al tiemo que el 3,3% de las que ya lo tienen, lo pierden

EL PERIÓDICO

Detalle de la fachada del Banco de España en la Plaza de Cibeles, en Madrid. 

Detalle de la fachada del Banco de España en la Plaza de Cibeles, en Madrid.  / AGUSTIN CATALAN

El Banco de España cree que el mercado laboral, "a pesar de los profundos cambios normativos", sigue adoleciendo de excesiva temporalidad y rotación en el empleo, lo que "incide negativamente no solo sobre la productividad, sino también sobre la desigualdad de los ingresos laborales".

En un estudio sobre flujos de creación y destrucción de empleo durante la fase de recuperación, ha puesto de relieve que "en la actual expansión no se aprecian grandes cambios en la creación y en la destrucción de puestos de trabajo respecto a lo observado entre 2006 y 2007".

En el estudio, se apunta que la proporción de entrantes al mercado laboral que acceden a él mediante un contrato temporal se incrementó entre 2009 y 2015, evolución que a su vez estuvo acompañada de una "importante" reducción de las conversiones de trabajadores temporales en indefinido.

"La tasa de temporalidad de las entradas al empleo no ha mostrado signos de moderación y se ha mantenido estable en un nivel ligeramente superior al observado en 2006", ha apuntado el Banco de España, que sí ha señalado que se ha observado un repunte del porcentaje de puestos temporales que se han convertido en indefinidos a partir de 2017.

Contratación indefinida

Para el Banco de España, es conveniente potenciar el atractivo de la contratación indefinida, "sin que ello vaya en detrimento de la creación de empleo". En esta línea, ha apuntado que, en ambos procesos de expansión, el mercado laboral ha seguido sustentándose en la ocupación con contratos temporales, mientras la creación de puestos de trabajo indefinidos y las conversiones de temporales a indefinidos, "que ya eran reducidas en la anterior expansión", parecen haber descendido aún más en el periodo de crisis y la recuperación.

No obstante, ha afirmado que las conversiones a indefinidos han experimentado un repunte en el último bienio.

Probabilidad de empleo

El Banco de España ha señalado que la tasa de creación de empleo (medida como la relación entre los nuevos empleos en un trimestre respecto de la suma de la población parada y de la inactiva en el trimestre previo) presentó una tendencia ascendente hasta mediados de 2017 y permaneció estable desde entonces en cifras cercanas al 6,5%.

Sin embargo, aunque la probabilidad de que una persona que no está ocupada pase a estarlo en los tres meses siguientes es inferior al observado antes de la crisis (8%), el Banco de España ha apuntado que la diferencia se debe al mayor volumen de población inactiva y desempleada que hay en la actualidad. En términos relativos, la creación de empleo es "similar a la de los años precios a la recesión".

De hecho, la institución cree que la intensidad del proceso de creación de empleo sería incluso algo mayor en la presente recuperación si se tomase en consideración que el crecimiento del PIB es actualmente algo inferior al observado en los años anteriores al comienzo de la crisis.

Probabilidad de paro

Respecto a los flujos de transición del empleo al paro, se ha registrado un perfil decreciente de esta variable a partir de 2013, hasta situarse en el 3,3% a finales de 2018. Esta tasa hacer referencia al cociente entre quienes pierden su empleo en un trimestre y el total de personas empleadas en el trimestre anterior.

El Banco de España ha subrayado que, aunque esta tasa es la más reducida en los últimos diez años, es todavía casi un punto porcentual mayor que la registrada en el bienio 2006-2007. No obstante, si los flujos de salida de la ocupación tuvieran en cuenta la transición hacia una situación de no empleo que, además del paro, incluyera la inactividad, la tasa de destrucción sería similar en la actualidad a la del período precrisis, apunta el informe.