Ir a contenido

AJUSTRE LABORAL

CaixaBank abre el periodo formal de negociación el ERE

Los sindicatos lamentan que la entidad quiera imponer unilaterlamente sus condiciones

El Periódico

Oficinas centrales de CaixaBank en Barcelona.

Oficinas centrales de CaixaBank en Barcelona. / PIERRE-PHILIPPE MARCOU

La dirección de CaixaBank ha decidido poner en marcha el proceso formal del expediente de regulación de empleo (ERE) de acuerdo con los  de los artículos 40, 41 y 51 del Estatuto de los Trabajadores, según ha dado a conocer este jueves CCOO, sindicato mayoritario en la entidad financiera, que partiucipa en el proceso de negociación del ERE iniciado hace ya un par de meses. 

La decisión significa que empieza la cuenta atrás y, en el peor de los casos, si a finales de abril no hay acuerdo la empresa podría tirar por la vía directa e imponer unilateralmente sus condiciones.  

Según destaca CCOO, CaixaBank ha realizado una negociación sin concesiones, lo ha puesto todo en la mesa y los escasos movimientos han sido simbólicos.  "La apertura del proceso formal significa que en estos momentos hay 2.157 despidos forzosos, movilidad forzosa y modificación de condiciones laborales como el horario y la promoción profesional". Sin embargo la apertrua formal de proceso significa que se inicia el periodo de un mes para concluir la negociación, que puede prorrogarse por un periodo superior. 

Presión sobre la movilidad

El secretario general de CCOO en CaixaBank, Ricard Ruiz, ha denunciado además  que la dirección ha elevado la presión con la presentación de un documento sobre la movilidad geográfica que considera "un intento de purga". "El documento apunta que, si no hay traslados voluntarios, se llevarán a cabo de manera forzosa y, si alguien se niega, será despedido con una indemnización de 20 días por año trabajado. Se trata de un intento de purga", ha aseverado Ruiz. CCOO ha rechazado el documento y considera que está siendo utilizado para "presionar" a la plantilla mientras se ofrecen bajas incentivadas.

La representación de la plantilla exige a la dirección del banco que renuncie a hacer despidos forzosos si no se cubren voluntariamente las 2.157 extinciones de contrato previstas en el ERE. La empresa y los sindicatos volverán a reunirse en un encuentro aún informal el próximo 21 de marzo, en Madrid.