Ir a contenido

resultados del gigante gallego

Inditex elevó las ventas el 3% en el 2018 hasta los 26.145 millones de euros

El beneficio operativo alcanzó los 5.457 millones, el 3% más que en el año anterior

La firma incrementa el 17% la dotación para dividendo a los accionistas y vende on line ya en 202 países

Eduardo López Alonso

Pablo Isla, presidente de Inditex, en una imagen del 2015.

Pablo Isla, presidente de Inditex, en una imagen del 2015. / AFP / MIGUEL RIOPA

El grupo gallego Inditex, propietario de la marza Zara, alcanzó unas ventas de 26.145 millones de euros en el 2018, un 3% más que en el 2017, con un resultado operativo (ebitda) de 5.457 millones, lo que significó un alza del 3% (+11% a tipo de cambio constante). El resultado neto alcanzó los 3.444 millones de euros, un 2% superior (+12% a tipo de cambio constante) por el impacto negativo de cambio de divisas. La bolsa recibió los resultados con una caída del orden del 4% en la apertura, al esperar una cifra de beneficios mayor. 

El balance anual supone nuevos récords para el gigante mundial de la moda, en un contexto de ralentización del crecimiento como consecuencia de un cambio de modelo comercial para integrar las tiendas físicas con la venta on line y une efecto de cambio de divisas, que recortó en tres puntos los beneficios. El propietario de Inditex, Amancio Ortega, recibirá solo en concepto de dividendos más de 1.600 millones de euros. 

Las ventas a tipo de cambio constante crecieron el 7%, mientras que en términos comparables a igual número de tiendas lo hicieron en un 4% (4% en el primer semestre y 3% en el segundo semestre) frente al 5% en el 2017. Las ventas han pasado de poco más de 13.000 millones en el 2013 a esos 26.145 millones en el 2018. El presidente de la compañía, Pablo Isla, destacó los crecimientos en todos los indicadores, "con especial énfasis a la evolución de las inversiones", aseguró. Durante el ejercicio, Inditex invirtió más de 1.620 millones de euros, buena parte destinados al desarrollo de la tecnología RFID en todas las cadenas (control de producto por radiofrecuencia) y el sistema de gestión integrada de inventarios. La inversión tecnológica acumulada desde el 2013 sumó 2.047 millones de euros (522 el año pasado).

La compañía prosigue en su plan estratégico de extender la venta de alcance mundial on line para el 2020. En el 2018 la venta on line creció el 27% hasta alcanzar 3,2 miles de millones de euros, el 12% de las ventas. La venta on line supone el 14% del total en los mercados con venta on line. "La apuesta on line no implica una caída de los márgenes, pero incorpora una estructura de costes distinta. En ningún caso supone que una venta en internet sea menos rentable que las tiendas físicas", explicó Isla. 

Inditex sigue siendo la empresa española que más vale en bolsa, con una capitalización bursátil superior a los 82.000 millones de euros. Pero eso no es suficiente para los inversores, que exigen dividendos altos y buenas perspectivas de crecimiento. El PER bajo lastra al valor y los planes de ser la única compañía del sector de la moda con venta directa en todo el mundo en el 2020 no parecen suficiente aliciente para los analistas internacionales. Quizá por ello, el consejo de administración propondrá una nueva política de dividendo a los accionistas que recoge un incremento del 'payout' ordinario hasta el 60% desde el 50%. El dividendo extraordinario total será de un euro por acción a distribuir con cargo a los ejercicios 2018, 2019 y 2020. El dividendo total para el ejercicio 2018 será 0,88 euros por acción, lo que supone un incremento del 17%.

El lanzamiento de la venta on line global está en línea con lo previsto. En marzo del 2018 Zara abrió la venta en internet en Australia y Nueva Zelanda. En noviembre lanzó la venta online en 106 mercados. Las colecciones de Zara están disponibles ya en 202 mercados en total.

Previsiones

La dirección estima un crecimiento de las ventas comparables de entre 4% y 6% en el 2019. Con respecto a la inversión prevista para 2019, la compañía apunta que será de "alrededor de los 1.400 millones de euros". Las ventas en tienda y on line a tipo de cambio constante han aumentado un 7% en el periodo desde el 1 de febrero hasta el 9 de marzo del 2019, en lo que en la compañía consideran una muestra de la salud básica del negocio comercial. Además, esa evolución de la actividad ordinaria está aparejada a un proceso de reestructuración del modelo global del gigante que supone el cierre progresivo de puntos de venta que no son capaces de asumir el reto de ofrecer a los clientes el abanico completo de los productos de las distintas cadenas de manera indistinta en internet o en la tienda física. Bajo la definición de "optimización de espacio comercial", el grupo tuvo un considerable trasiego de aperturas y cierres. En total 370 aperturas, 355 cierres (absorciones, según la empresa) y 226 reformas que incluyen 112 ampliaciones. Al cierre del ejercicio Inditex operaba un total de 7.490 tiendas. En el 2018 se realizaron aperturas de tiendas físicas en 56 mercados. Las absorciones suman ya más de 1.400 tiendas desde el 2012.

Para mejorar la rentabilidad de los puntos de venta físicos, Isla anunció un cambio en la política de retribuciones a los empleados, con un sistema basado en objetivos de las tiendas y no en el habitual sobre beneficios del ejercicio. La plantilla de Inditex ha superado en el mundo las 170.000 personas, el 75% mujeres (sin brecha salarial, las mujeres cobran el 1% más en términos globales de media). 

Creciente apuesta por internet

Las páginas web de Inditex registraron 2.947 millones de visitas el año pasado, 500 millones más que el año anterior, y llegaron a atender un máximo de hasta 9.500 pedidos en un solo minuto. Los perfiles sociales de las ocho cadenas del Grupo han sumado 22 millones de seguidores solo en el último año, hasta superar los 143 millones.

Temas: Inditex