Ir a contenido

Deloitte insiste en que no hubo ningún borrador de auditoría sobre las cuentas formuladas de Bankia de 2011

EuropaPress

El socio auditor de Deloitte que se encargó de las cuentas de Bankia a partir de su salida a Bolsa, Francisco Celma, ha insistido en que no hubo ningún borrador del informe de auditoría correspondiente a las cuentas del ejercicio 2011 de la entidad debido a que era imposible prepararlo sin la documentación "de relevancia" pendiente de recepción.

Así lo ha defendido Celma en el juicio que investiga la salida a Bolsa del banco en julio de 2011 que se celebra en San Fernando de Henares (Madrid), siendo el único de los acusados que ha pasado hasta ahora por el banquillo dispuesto a contestar a las preguntas de todas las partes interesadas: las acusaciones particulares, la Fiscalía Anticorrupción, el Frob y su defensa.

Celma ha subrayado que "no existía y ni se había preparado ni presentado" ningún tipo de borrador sobre estos estados financieros. "Reitero, antes del comité de auditoría celebrado el 26 de marzo de 2012, solo existían decenas de correos en los que se precisaba la remisión de la documentación", ha remarcado. "El tema de la auditoría está muy reglado. ¿Cómo voy a preparar algo si no sé lo que puede surgir o no luego?", ha reprochado ante las preguntas de las acusaciones particulares.

"Toda la documentación pendiente que impedía que hiciéramos nuestro trabajo de campo estaba relacionada con temas relevantes y en discusión con la dirección", ha dicho Celma, al tiempo que ha asegurado que, con carácter semanal, se remitía un correo a la entidad pidiéndole el envío de toda la documentación que faltaba.

En este sentido, ha apuntado que, días antes del comité de auditoría del 26 de marzo, repitió "hasta la saciedad" la falta de información para proceder a realizar el informe de auditoría. "Enviamos un correo de hasta doce páginas en las que se incluía de forma detallada toda la documentación que faltaba", ha precisado, subrayando que no solo era la relativa a tasaciones, sino que también mucha estaba relacionada con la inversión inmobiliaria. "Era la entidad española con la mayor cartera de prestamos inmobiliarios del país", ha apostillado.

De este modo, Celma ha querido aclarar que los únicos estados financieros con opinión favorable de Deloitte fueron los referidos al 31 de diciembre de 2010, resultado de "la suma aritmética" de los 'libros' de las siete cajas que "ya estaban auditados de forma independiente", y los reformulados en mayo de 2012 correspondientes al año 2011.

Por último, el exauditor de Bankia ha explicado que las cuentas de una entidad se pueden reformular "por errores o por información sobrevenida", es decir, que llega con posterioridad pero referida a los estados financieros anteriores, siendo el segundo el caso de las cuentas de Bankia.