Ir a contenido

Desigualdad

La CEOE atribuye a diferencias "psicológicas" la brecha salarial entre hombres y mujeres

Un informe de la patronal de la gran empresa considera que ellas son menos propensas a asumir riesgos y que negocian diferentes

El Periódico

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo. / JOSÉ LUIS ROCA

La CEOE estima que en España la brecha salarial asciende al 12,2%, una cifra sensiblemente menor que la facilitada en los estudios de otras organizaciones (que ronda entre el 20 y el 30%). La patronal utiliza para medir este fenómeno lo que califica de "brecha salarial ajustada", es decir, mide "la diferencia salarial media entre hombres y mujeres teniendo en cuenta tanto las diferencias socioeconómicas de los empleados como las del puesto de trabajo". Así lo constata su primer informe sobre la brecha salarial publicado este viernes, día internacional de la mujer, que apuntan hacia las diferencias educativas como uno de los principales factores explicativos.

Otro de los motivos que recoge el informe de la patronal de la gran empresa española para explicar la brecha salarial entre hombres y mujeres son las diferencias "psicológicas". Es decir, ellas son menos propensas al riesgo y tienden a conciliar más en las negociaciones, lo que les genera un obstáculo que los hombres no suelen tener. No obstante, para la patronal la influencia de estos aspectos "no es muy elevada".

Otro de los argumentos, a parte de los "psicológicos", utilizados por la patronal para explicar las diferencias de género son "las diferencias existentes en algunas compensaciones adicionales al salario base (horas y pagas extra, nocturnidad, turnicidad, etc.)". Algo que el recién aprobado real decreto de igualdad aprobado por el Gobierno pretende cuantificar mediante la obligatoriedad de auditorías salariales internas para las empresas. Medida sobre la cual la CEOE se mostró contraria.

La patronal confía en que la evolución demográfica del mercado laboral, teniendo en cuenta que la brecha salarial es mayor entre los colectivos con más edad, provoque una progresiva disminución en los próximos ejercicios de las diferencias de remuneración entre hombres y mujeres.