Ir a contenido

MERCADO LABORAL

Las firmas de cazatalentos allanan las dificultades de las mujeres para acceder a puestos directivos

Las organizaciones siguen sin anteponer como prioridad el género para seleccionar altos cargos y los hombres son mayoría

Laia Caño

Curso de formación con mayoría de mujeres. 

Curso de formación con mayoría de mujeres.  / DANNY CAMINAL

Ser mujer sigue sin ser una exigencia de las empresas españolas a la hora de escoger un cargo directivo. Pese a que la ley de igualdad ha sido un paso adelante a la hora de favorecer la contratación de mujeres y el derecho al empleo con las mismas oportunidades y condiciones, las firmas de cazatalentos reconocen que el criterio de selección principal sigue siendo que las competencias demostradas se adapten al puesto. El género no importa. 

"Los directivos piden que se encuentre a alguien con potencial, pero en ningún momento especifican su género", afirma Belén Serra, socia directora general de Ackermann International Barcelona, empresa dedicada a la búsqueda de cazatalentos. En su opinión, no se aprecian apenas diferencias salariales en posiciones directivas "ni siquiera en sectores tan competitivos y bien retribuidos como podría ser el financiero". En Ackermann hay seis socias liderando diferentes frentes de la compañía y tres de ellas están a cargo de oficinas: Chile, Miami y la de Barcelona (con Serra al frente). En las firmas de cazatalentos no es habitual que estén en manos de mujeres. Desde que Serra se incorporó a la firma los crecimientos de facturación han sido del 60% en los dos últimos años. La situación de esta firma de cazatalentos en lo que al peso de la mujer se refiere difiere de lo habitual, y más entre las grandes empresas. 

Solo el 20,3% de las compañías que cotizan en bolsa cuentan con presencia de mujeres en sus órganos directivos. La cifra queda lejos de la recomendación que recoge el Código del Buen Gobierno de la CNMV, de contar con al menos con el 30% de consejeras para el 2020.

"En el sector de cazatalentos constatamos que es cierto que los hombres abundan mucho más que las mujeres en los altos cargos", reconoce Serra. En el mercado laboral en general, los hombres son mayoría, pero las competencias personales exigidas a cualquier directivo son las mismas sea hombre o mujer, según la experiencia de las firmas de cazatalentos.

El 46% de la población activa son mujeres, pero ellas tienden a ser mayoría en las contrataciones temporales. Según la app de búsqueda de empleo Job Today, "la mayoría de las mujeres ocupan puestos a tiempo parcial". Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 75% de las personas con contratos temporales fueron mujeres. Polina Montano, cofundadora de Job Today, considera necesario tomar "medidas proactivas en promover la equidad en el trabajo y ofrecer un gran comienzo de las carreras profesionales de la generación más joven de mujeres". 

Salarios

Los salarios son otra variable que sufre discriminaciones importantes. Según el INE, la brecha salarial se sitúa en el 23% con igual categoría laboral. La ley de igualdad ha establecido mecanismos para combatir esa situación. 

Frente a las diferencias salariales, la exigencias principales para las directivas son las mismas que para los hombres: formación técnica adecuada y componentes de personalidad y liderazgo adaptados a los nuevos tiempos: Capacidad de innovación; capacidad para trabajar con los demás; capacidades de comunicación; liderazgo y capacidad de asumir riesgos; y adaptación a la transformación digital. Desgraciadamente, la mujer sigue siendo minoría en los niveles más altos de las empresas, soportando el denominado techo de cristal que establecen los hombres directivos, no habituados a trabajar con mujeres en plano de igualdad.