Ir a contenido

DECRETO LABORAL

Contrarreforma laboral: la pelota está en los grupos parlamentarios

El Gobierno tropieza con la dificultad de poner de acuerdo a PNV y PDCat con Podemos

La posibilidad de un acuerdo entre los agentes sociales se da por perdida

Rosa María Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la inauguración de la II Conferencia Nacional Tripartita. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la inauguración de la II Conferencia Nacional Tripartita.  / DAVID CASTRO

El Gobierno sigue adelante con su propósito de aprobar un decreto ley para revertir algunas medidas de la reforma laboral del PP del 2012 pero no lo hará sin cuajar antes un acuerdo político suficiente para garantizar su aprobación en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, el 'parlamento de guardia' que funciona desde este mismo martes tras la disolución de Las Cortes.

La dificultad, en este punto, reside en lograr poner de acuerdo al PNV y al PDCat por un lado (a la derecha polítical del PSOE) con el grupo de Podemos (en el flanco izquierdo) en torno a un acuerdo de mínimos para una contrarreforma laboral. Y este objetivo "se hace más difícil cada día", a medida que se acerca la campaña electoral previa al 28 de abril, según han coincidido en señalar tanto fuentes del Gobierno y como de los agentes sociales en el receso de una jornada sobre "El futuro del trabajo" que se ha celebrado este martes en la sede del Ministerio de Trabajo dentro de la II Conferencia Nacional Tripartita. En esta jornada han participado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, así como los presidentes de CEOE y de Cepyme, Antonio Garamendi Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT y de CCOO, Pepe Álvarez Unai Sordo, entre otros.

Estas mismas fuentes dan prácticamente por perdida la posibilidad de lograr un acuerdo social previo o paralelo al acuerdo político. Pero esta dificultad no parece impedir la disposición del Gobierno de seguir adelante con medidas de reforma laboral si se logra un acuerdo político. "Ha habido diálogo social, pero dialogar no siempre implica lograr un pacto", se disculpan fuentes del Ministerio de Trabajo.

Atajos políticos

Las dificultades del diálogo social y político para sacar adelante la 'contrarreforma laboral' que pretende el Gobierno ha sido practicamente el único tema de conversación en los corrillos durante el receso de la jornada de debate en el Ministerio de Trabajo, si bien, en sus intervenciones públicas los representantes del Gobierno y de los agentes sociales han pasado de puntillas sobre esta cuestión.

La ministra Valerio ha defendido que las dificultades en las mesas de diálogo social se deben salvar con la búsqueda "del mínimo común denominador" para sacar adelante acuerdos, abriendo la puerta a "un disenso no virulento" que ella misma ha traducido como "que la sangre no llegue al río". 

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, sí ha aprovechado para reinvindicar el diálogo social bipartito (patronal y sindicatos) y tripartito (con el Gobierno) y ha advertido de que "los atajos son de corto plazo", en una crítica velada contra la aprobación de reformas por decreto que ha iniciado el Gobierno con la ley de igualdad. "Es el consenso el que tiene que funcionar, es ese diálogo social el que tiene que funcionar, el que logra elementos de largo plazo", afirmó Garamendi. "Los atajos son de corto plazo".

"No nos vamos a resignar a que no se modifique la reforma laboral en esta legislatura", afirmó el líder de CCOO, Unai Sordo, en declaraciones a los medios. A su juicio, hay propuestas que "pueden concitar una mayoría política" y que es "perfectamente posible plantear un decreto" con medidas al respecto para una contar con una legislación laboral "mucho más equilibrada"

El líder de UGT, Pepe Álvarez, consideró "imprescindible" la aprobación de decretos ley en los últimos Consejos de Ministros con medidas sociales, puesto que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) "dejaron aspectos sociales muy importantes en el camino" y se justifica a su juicio el principio de urgencia para, por ejemplo, recuperar el subsidio para parados mayores de 52 años o la ultraactividad

Sánchez llama contra la precariedad

Durante su intervención en la apertura de la II Conferencia Nacional Tripartita, el presidente del Gobierno ha abogado por extender la normativa laboral y la protección social a las nuevas formas de empleo. "No podemos tolerar que bajo la apariencia de modernidad se excuse la pérdida de derechos, las malas retribuciones y la incertidumbre permanente en esa mal llamada economía colaborativa", ha dicho Pedro Sánchez.

Según el presidente del Gobierno "no podemos interiorizar la precariedad como algo inevitable" y ha mantenido que "pedir resignación ante esa deriva no es una opción".