Ir a contenido

RESULTADOS

Grifols ganó 596,6 millones en el 2018

La bolsa penaliza a la multinacional de hemoderivados por la reducción de las ventas de la división de diagnósticos

Eduardo López Alonso

Hemoderivados 8Edificio de Grifols en Parets del Vallès.

Hemoderivados 8Edificio de Grifols en Parets del Vallès.

La multinacional de hemoderivados Grifols elevó sus ganancias a 596,6 millones de euros en el 2018, lo que en términos de beneficio por acción reflejó una caída del 10%. El comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de la compañía ha destacado que el beneficio, sin tener en cuenta impactos no recurrentes y relacionados con adquisiciones recientes, ha crecido un 1,5 %. Pese esta acotación, la comunicación de resultados ha causado una caída del valor en bolsa del 4,18% a primera hora de la mañana, aunque el valor se ha recuperado y se ha reducido hasta el 1,38% al cierre de la sesión. Entre las razones del varapalo bursátil hay que destacar el incumplimiento de las previsiones de los analistas, por el efecto negativo de los tipos de cambio y la reducción de márgenes.

Los ingresos se elevaron el 3,9% hasta 4.486,7 millones. De este total, 3.516,7 millones provienen de la división Biosciencie -relacionada con la fabricación y comercialización de medicamentos derivados del plasma-, que continúa siendo el motor del grupo. Los inversores parecieron más atentos a la evolución de la división Diagnostic, que se dedica a la fabricación y desarrollo de aparatos, instrumentación y reactivos de medicina transfuncional, y que aportó 702,2 millones, el 4,1% menos que el año 2017. Por su parte, la división hospitalaria elevó los beneficios hasta los 199,45 millones, y Bio Supplies -destinada a las ventas de productos biológicos para uso no terapéutico- creció el 150% hasta generar 167 millones.

En los ingresos divididos por regiones, la compañía catalana ha mejorado las ventas en Estados Unidos y Canadá (+2,7%) y la UE (+16,5%). Sin embargo, ofreció cifras negativas para el 'resto del mundo' (un 3,1% menos). La apuesta de Grifols por China todavía tiene que dar sus frutos y se ha convertido en un punto flaco para la flamante multinacional catalana, pero en vías de solución por el objetivo confesado de querer adquirir alguna gran compañía asiática a corto plazo. 

La compañía, que cuenta con una plantilla de 21.230 personas, destinó un total de 252,2 millones de euros a inversiones productivas y otros 291,4 millones a I+D+i. Ha decidido reforzar los proyectos relacionados con albúmina tras los resultados obtenidos en el estudio clínico Ambar, para ralentizar la progresión del Alzhéimer, y otros relacionados con enfermedades hepáticas.

La multinacional catalana sigue teniendo una deuda financiera neta de 5.343,1 millones de euros, incluyendo 1.033,8 millones en caja, que elevan su posición de liquidez a 1.400 millones de euros aproximadamente. La proporción de la deuda con el beneficio bruto de explotación (ebitda), que alcanza los 1.222,7 millones, es de 4,32 veces, un volumen de deuda que se compensa con "unos elevados y sostenibles niveles de actividad operativa y una fuerte generación de caja operativa neta", ha apuntado Grifols.