Ir a contenido

apuesta 'verde'

Bodegas contra el cambio climático

Torres y Jackson Family Wines se alían para fomentar la descarbonización en la elaboración de vinos

El grupo catalán, que destina el 10% de su beneficio a la sosteniblidad, prevé reducir sus emisiones el 40% en el 2030

Agustí Sala

Desde la izquierda, Shaun Kajiwara, Katie Jackson y Miguel A. Torres.

Desde la izquierda, Shaun Kajiwara, Katie Jackson y Miguel A. Torres.

Menos contaminación y más eficiencia en la elaboración de vinos. Ese es el objetivo que se han marcado Bodegas Torres y la estadounidense Jackson Family Wines a través de una alianza para fomentar la descarbonización en el sector y alcanzar una reducción total de emisiones de carbono directas e indirectas del 80% en el 2045.

La bodega familiar catalana predica con el ejemplo al dedicar el 10% de su beneficio a la sostenibilidad. El año pasado redujo sus emisiones de carbono en un 28%, el presente ejercicio prevé hacerlo el 30% y llegar al 40% en el 2030. Miguel Torres asegura que por cada botella de vino se emiten entre uno y dos kilos de CO2, según el tipo de variedad.

La iniciativa con la firma californiana, que se caracteriza por tener caldos de gama media alta, lleva el nombre de 'International Wineries for Climate Action'. Su objetivo es integrar a bodegas de todo el mundo, sean de Australia, Suráfrica o el resto de Europa.

Con este paso se pretende estimular al sector español tras el escaso éxito del programa 'Wineries for climate protection' de la Federación Española del Vino (FEV), creado en el 2011 con el objetivo de reducir las emisiones de carbono en el proceso de elaboración del vino en un 20% en el 2020. Apenas unas 15 o 20 bodegas de las más de 500 existentes se han sumado a esta iniciativa, asegura Torres. De ahí que se haya apostado por una iniciativa global, para que muchas compañías españolas "despierten".

Calentamiento global

Ambas bodegas familiares pretenden crear "un espacio de colaboración que fomente la puesta en común de las mejores prácticas encaminadas a reducir los efectos que el cambio climático tiene en el viñedo y en la actividad vinícola". La iniciativa está abierta a otras bodegas que "reconozcan el cambio climático como la mayor amenaza para el sector y que se orienten hacia la necesidad urgente de emprender acciones estratégicas que aceleren la implementación de soluciones innovadoras para hacer frente al calentamiento global".

El esfuerzo colaborativo del grupo de trabajo empezará definiendo un marco para entender y medir los progresos de cara al objetivo marcado. Están previstas tres actuaciones: establecer un punto de referencia a partir de las emisiones de carbono actuales, adoptar las directrices establecidas en el 2015 por la Conferencia COP21 y el Acuerdo de París para emplear un enfoque científico en la reducción de las emisiones; y finalmente, utilizar como mínimo un 20% de energías renovables generadas mediante instalaciones propias para cubrir el consumo energético de la bodega. Torres, que criticó las trabas administrativas al desarrollo de las energías verdes en la etapa del PP, ha destinado 15,8 millones a este tipo de fuentes para producir electricidad desde el 2007.

Katie Jackson, perteneciente a la segunda generación de propietarios de Jackson Family Wines y vicepresidenta de responsabilidad corporativa, ha asegurado que su objetivo es "colaborar en soluciones escalables para reducir la huella de carbono de todo el sector".

Torres, presidente de Familia Torres y miembro de la cuarta generación, asdegura que esta iniciativa ha de ser "el pistoletazo de salida, el impulso que anime a otras bodegas a unirse" para "acelerar o iniciar la implementación de programas de reducción de las emisiones de carbono."

Al igual que Torres, las bodegas Familia Torres y Jackson Family Wines, dos grandes familias consagradas a la elaboración de vinos de prestigio procedentes de reconocidas regiones vitivinícolas, comparten una visión multigeneracional arraigada en la gestión medioambiental y las prácticas responsables. Ambas bodegas han reducido más del 25% el total de sus emisiones de CO2 desde que empezaron a auditar sus respectivas huellas de carbono.