Ir a contenido

¿Una policía fiscal europea contra la evasión fiscal?

El comité especial contra la evasión y el blanqueo de la Eurocámara concluye sus trabajos con una batería de recomendaciones que se votarán en marzo

Sugiere una policía financiera dentro de Europol, suprimir lo visados y pasaportes de oro y reclama a los gobiernos que desbloqueen reformas clave

Silvia Martinez / Bruselas

Placa del despacho de Mossack Fonseca en Panamá.

Placa del despacho de Mossack Fonseca en Panamá. / AP / ARNULFO FRANCO

El escándalo 'Luxleaks', los 'Papeles de Panamá', los 'Papeles del paraíso' o más recientemente las irregularidades destapadas en torno al Danske bank, inmerso en un caso de blanqueo de capitales a través de su filial en Estonia, han demostrado que Europa tiene “un problema serio” en materia de evasión fiscal y blanqueo de capitales. Es la conclusión a la que ha llegado la comisión especial de la Eurocámara contra la evasión fiscal que plantea una serie de recetas para lograr avances en este terreno: una policía financiera europea, un organismo de vigilancia en la UE, la supresión del sistema de visados de oro y, sobre todo, más coordinación y comunicación entre los gobiernos.

Son algunas de las propuestas recogidas en el informe final que ha sido adoptado por amplia mayoría -34 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones- tras un año de trabajo, 18 audiencias, 10 discusiones con ministros y comisarios y cuatro misiones a la Isla de Man, Dinamarca, Estonia y Letonia. “Europa tiene un serio problema de blanqueo y fraude fiscal. Tenemos el mercado único más grande del mundo, más rico y más integrado, con libre circulación de capitales pero con una supervisión transfronteriza poco eficaz”, ha denunciado el socialista danés, Jeppe Kofod, coponente del documento, junto al conservador checo Ludek Niedemeyer, que será votado en el último pleno de marzo. 

Los eurodiputados advierten de las lagunas en la legislación europea, que permiten a los criminales escapar al control de las autoridades, y critican la falta de “voluntad política” demostrada por los gobiernos de la UE a la hora de avanzar en reformas clave, como la creación de un impuesto digital, nuevas normas sobre transparencia fiscal o una base armonizada del impuesto de sociedades, que ayudaría a crear un entorno más equilibrado donde la carga fiscal no recaiga tanto en los trabajadores y más en las empresas. 

Siete paraísos fiscales en la UE

En este sentido, han denunciado la actitud de siete países de la UE que actúan como “paraísos fiscales” al facilitar planificaciones fiscales agresivas. Es el caso de Bélgica, Chipre, Hungría, Irlanda, Luxemburgo, Malta y Holanda, lo que explicaría en buena medida el cero apetito entre algunos gobiernos en apoyar la última propuesta de la Comisión Europea para pasar de la unanimidad a la mayoría cualificada en la toma de decisiones en materia fiscal, y que países como Luxemburgo ya han rechazado.

El informe, que ha sido aprobado con el apoyo de todos los grandes grupos, subraya la necesidad de endurecer las sanciones, y es que en algunos países las multas por vulnerar la normativa contra el blanqueo es tan sumamente testimonial “que algunos podrían considerarla como una tasa por hacer negocios. Se debería pagar un precio elevado por ello y todavía no estamos ahí”, admite Niedemayer. “Necesitamos regulación europea más estricta y sanciones más duras contra los bancos que faciliten delitos financieros y una nueva policía financiera en el marco de Europol”, resume Kofod sobre las conclusiones del tercer comité especial sobre fiscalidad de los últimos años.

Protección más eficaz de los denunciantes

Aunque no tiene carácter vinculante, el documento también reclama al Consejo un análisis detallado de la situación de Suiza para garantizar que no adoptará ningún sistema fiscal perjudicial para la UE en el marco del nuevo acuerdo bilateral, más cooperación entorno al capital procedente de Rusia, la introducción de cláusulas de buena gobernanza fiscal de forma sistemática en todos los acuerdos nuevos que firme la UE con terceros países, un sistema de protección similar al de Estados Unidos y más eficaz que premie a los denunciantes y periodistas que destapen escándalos financieros, así como la supresión de los llamados “pasaportes y visados de oro” tan pronto como sea posible.

“Este informe demuestra que necesitamos más acción en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y transparencia en relación con la fiscalidad de las empresas”, ha valorado el portavoz de Catalunya en Comú y eurdoputado de los Verdes, Ernest Urtasun. Según un estudio de la comisión TAXE, previa a este comité especial, la pérdida de ingresos debido a las planificaciones fiscales agresivas de las empresas en la UE oscila entre los 50-70.000 millones de euros y los 160.000 o 190.000 millones.