Ir a contenido

Salarios

Los catalanes han perdido el 8,5% de poder adquisitivo en la última década

Un informe de Adecco señala una mayor alza de los salarios a cierre del 2018, pero sin el vigor suficiente para atrapar a la inflación

Gabriel Ubieto

Un trabajador público limpiando el mobiliario urbano.

Un trabajador público limpiando el mobiliario urbano. / El Periódico

La generación de riqueza del conjunto de la economía sigue sin llegar a los bolsillos de los catalanes comúnes y corrientes y el peso de la inflación se acumula ejercicio tras ejercicio. En la última década los trabajadores de Catalunya han perdido el 8,5% de poder adquisitivo, pese a que el 2018 cerró con el salario medio en su máximo histórico, es decir, 1.764 euros mensuales. Dicho incremento, por su parte, tampoco evitó que el 2018 fuera un año con las cuentas corrientes más debilitadas, concretamente con el 1,6% menos de capacidad de compra respecto al 2017.  Así lo constatan los datos de la consultora Adecco publicados este martes en su "Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo".

La pérdida de poder adquisitivo en Catalunya no es un fenómeno ni mucho menos exclusivamente catalán. Es más, en el 2018 fue más intenso en el conjunto de España, donde los trabajadores perdieron el 2,3% de capacidad de compra y este bajó en 15 de las 17 comunidades autónomas. Baleares (+1%) y Navarra (0,8%) fueron la excepción. No obstante, la economía catalana reparte peor sus rentas, ya que mientras que los catalanes han visto mermado su poder adquisitivo el 8,5% en la última década, el conjunto de españoles ha perdido algo menos, el 5,1%.

El salario medio en España cerró el 2018 en los 1.657 euros mensuales, situándose Catalunya como la cuarta comunidad autónoma donde más se cobra. El País Vasco se mantuvo en primer lugar, con unos sueldos de 1.965 euros de media, y Madrid le siguió de cerca, en los 1.956 euros. 

En el último año se han creado en la autonomía catalana un total de 74.900 puestos de trabajo, el 2,3% más que en el ejercicio anterior. El informe de Adecco argumenta dichos números mediante la destrucción de 37.000 empleos de cualificación media o baja, que bajaron el 1,7%, y que fueron contrarrestados por la creación de 111.900 puestos de alta cualificación. Esta cifra representó un aumento del 9,9% respecto al 2017, siendo el segundo mayor aumento a nivel autonómico en toda España.