Ir a contenido

ACTIVIDAD INMOBILIARIA

La compra de viviendas por parte de extranjeros en España se sitúa a niveles de antes de la crisis

El número de operaciones llegó a 65.296, el 11% más que en el 2017

Eduardo López Alonso

Edificios de apartamentos y hoteles, en la costa alicantina.

Edificios de apartamentos y hoteles, en la costa alicantina. / MIGUEL LORENZO

La venta de viviendas a extranjeros volvió el año pasado a los niveles del 2007, con un total de 65.296 operaciones, el 11% más que en el 2017. Según los datos del 'Anuario del Colegio de Registradores de España', quedaron atrás los momentos más duros de la crisis inmobiliaria, con solo 18.000 operaciones en el 2009, por ejemplo. Los datos del último año parecen indicar que vuelve la actividad frenética del 2007, cuando se registraron 65.368 compras de inmuebles por parte de extranjeros en España.  Sin embargo, buena parte del incremento de las ventas se centró en compradores británicos, por lo que el desenlace de la crisis del 'brexit' abre todavía incertidumbres para los próximos meses. 

La firma inmobiliaria Sonneil considera, no obstante, que esta estadística confirma el crecimiento de la tendencia de compra de viviendas por parte de extranjeros, que ya suponen el 13% del total de las que se llevan a cabo en España. Según el "Anuario del Colegio de Registradores", durante el cuarto trimestre del año el 12,66% de las compras de viviendas las protagonizaron extranjeros, tras un tercer trimestre en el que se produjo una caída de operaciones "inquietante". "Esta recuperación del cuarto trimestre permite ratificar la fortaleza de la demanda extranjera, tan característica durante los últimos años en el mercado de vivienda español", concluye en anuario de los registradores. 

Los británicos siguen encabezando la lista de los ciudadanos extranjeros que deciden comprar una vivienda en España (14,75% en el 2018, 16,6% en el cuarto trimestre) pese a la caída del 17% que se produjo en el 2017 por la incertidumbre de las negociaciones del 'brexit'. En total, adquirieron 10.722 viviendas en el 2018, alcanzando la mejor cifra de compras desde el inicio de la crisis.

Tras los británicos les siguen escandinavos (9,5%), alemanes (7,72%), franceses (7,33%) y belgas (6,62%). Sin embargo, la mayor parte del resto de nacionalidades del grupo de cabeza protagonizaron menos compras de vivienda en el 2018 que en el 2017.

Según el anuario de los registradores, "conforme avanza la recuperación económica, representada a través de un crecimiento del PIB y del empleo, las nacionalidades que se encuentran en España con fines fundamentalmente laborales, van incrementando peso en la demanda extranjera, pero siempre con un claro predominio de demanda de vivienda en España por extranjeros para fines turísticos". 

Según Sonneil, los datos muestran que los clientes procedentes de los países escandinavos vuelven a apostar por España tras la caída del 30% registrada en el 2017, llegando a alcanzar un volumen de compras de más de 5.500 viviendas. El mercado ruso también ha registrado una leve recuperación del 12% y, pese a encontrarse lejos de los volúmenes de compra del 2015 (3.400 viviendas), y registran una tendencia de crecimiento tras el desplome del rublo.  También destaca el impulso de las compras por parte de belgas, holandeses y alemanes que en el 2018 superaron los volúmenes anuales registrados en el ejercicio anterior.

El atractivo de la vivienda en España para los extranjeros viene marcado por el sol y la playa. Las provincias costeras del mediterráneo y las islas son los destinos más atractivos para esta tipología de clientes. En el segundo trimestre del 2018, Alicante y Tenerife, con un porcentaje de compra de vivienda del 41%, marcaron un récord de ventas a clientes internacionales.

Canarias se ha convertido en la comunidad autónoma con mayor peso de compra de vivienda por extranjeros, mientras que Tenerife se posiciona como la provincia con más potencial, posición que casi siempre ha encabezado la provincia de Alicante.

En cuanto a la tipología de vivienda, el mercado de segunda residencia para extranjeros se encuentra ampliamente dominado por la vivienda de segunda mano (83% del total de compraventas), mientras que el de obra nueva marca mínimos históricos con un 17% a nivel estatal.