Ir a contenido

audiencia nacional

Olivas afirma que se opuso a la fusión de Bancaja con Caja Madrid

El exvicepresidente de Bankia afirma que el Banco de España le impuso la operación

El Periódico

Olivas el pasado mes de junio cuado iba a declarar en Valencia

Olivas el pasado mes de junio cuado iba a declarar en Valencia / MIGUEL LORENZO

José Luis Olivas, exvicepresidente de Bankia, ha asegurado este lunes que en un primer momento se opuso al requerimiento del Banco de España para que Bancaja (entidad valenciana de la que era presidente) se sumase a la fusión de Caja Madrid con otras cinco pequeñas entidades de ahorro que dio lugar al banco posteriormente rescatado y nacionalizado con 22.424 millones de euros.

Durante su interrogatorio en el juicio por la salida a bolsa de Bankia que se celebra en la Audiencia Nacional, el exejecutivo ha afirmado que primero le llamó para planteárselo el subgobernador, Javier Aríztegui. "Le dije que no lo veía porque Bancaja era solvente y porque veía una complejidad importante", ha asegurado. A los pocos días, ha continuado, le llamó para insistirle el gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. "Me dio razones de tipo macroeconómico sobre la conveniencia de que nos integráramos para tener mayores sinergias", ha relatado. 

Olivas ha asegurado que terminó por acceder porque "no había otro remedio", no en vano "el gobernador es una autoridad". Eso sí, ha mantenido que le tuvo que solicitar ayuda a Fernández Ordóñez: "Le dije que iba a tener dificultades en el consejo de administración y en la Comunidad Valenciana, así que le pedí su apoyo. Hizo las gestiones oportunas, trasladé la propuesta al consejo de administración y se aprobó por unanimidad".

Sin funciones

El máximo responsable del Banco de España organizó para ese mismo día una reunión entre Olivas y el entonces presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, en su despacho. "Tras una breve reunión, de unos 15 o 20 minutos, lo decidimos y acordamos reunirnos con nuestros respectivos equipos dentro de cuatro o cinco días para iniciar los trabajos para la fusión", ha sostenido.

El también expresidente de la Generalitat Valenciana con el PP, asimismo, ha minimizado su papel en Bancaja: "Yo era un consejero que ocupaba la presidencia, no tenía funciones específicas". Además, ha negado haber cobrado los 1,4 millones de euros de su sueldo en Bankia (tuvo que dimitir a los pocos meses de ser nombrado después de que Banco de Valencia, del que era presidente, fuera intervenido).

Por su parte, Francisco Verdú, exconsejero delegado de Bankia, ha defendido que la salida a bolsa de la entidad en el 2011 se produjo con el beneplácito del regulador, que "autoriza, tutela, conduce, guía y aprueba" la operación. Un aval que despejaba cualquier tipo de sospecha, ha sostenido, de ahí que "si hubiera tenido la más mínima duda" no se hubiese incorporado al que ha definido como el "proyecto más apasionante de la banca española para alguien que estaba en la madurez de su carrera".