Ir a contenido

elecciones

La batalla por la Cambra de Comerç

Tres candidaturas con aspirante a presidente y otras promovidas por empresarios independentistas y el lobi de mujeres '50a50' se disputan la representatividad

La campaña para los comicios, que se celebrarán entre el 2 y el 7 de mayo para el voto remoto y el día 8 mayo para el presencial, comienza el próximo martes

Agustí Sala

El edificio de la Llotja de Mar, donde se celebra el Consejo de Ministros.

El edificio de la Llotja de Mar, donde se celebra el Consejo de Ministros. / ACN

"En 30 años no recuerdo unas elecciones a la Cambra de Comerç de Barcelona reñidas", afirmaba esta semana alguien que ha vivido unas cuentas. Las últimas fueron en el 2010, tras varios cambios legislativos y demoras en la adaptación normativa de la Generalitat. Ahora, ha llegado la hora sustituir a Miquel Valls, que es presidente desde el 2002, y de renovar o ratificar las otras 12 cámaras catalanas.

La campaña electoral comenzará el martes que viene, tras finalizar el día anterior el plazo para inscribirse, con tres ofertas con candidato a presidente: el abogado y economista Ramon Masià; la unión de Enric Crous (exCacaolat y exDamm) y José María Torres, presidente y fundador de Numintec; y el fundador de Fibanc y actual presidente de la gestora Trea AM y de Banco Mediolanum en España, Carles Tusquets.

Ramon Masià / JORDI COTRINA

Masià, conocedor de los entresijos de la Cambra, de la que es vocal desde el 2002 y antiguo hombre de Valls, con el que hoy está enfrentado, se presenta con el lema 'Anem per feina'. Asegura que su plan consiste en "empresarizar" la entidad. En su lista están la escritora Asha Miró o el presidente de Retail.CatJoan Carles Calbet, entre otros. 

Crous, izquierda, y Torres / ROBERT RAMOS

Crous y Torres, que suman el aval del lobi nacionalista FemCat el primero y la patronal Pimec el segundo, tienen como eslogan "Si tú no votas, nada cambiará'. Se presentan como los defensores de las pymes y los autónomos, con un 30% de mujeres y un 50% de menores de 50 años. Aunque se les vincula con el secesionismo, algunas fuentes consultadas afirman que "no ser miembros de la burguesía de Barcelona y representar al territorio no presupone ser independentista".

Tusquets / ALBERT BERTRAN

Tusquets, avalado por grandes empresas como ColonialPlanetaÁreas Seat, tiene como consigna 'Creemos futuro'. Además de las compañías de gran dimensión intregra a Amanat Hussain, propietario de más de una treintena de súpers con la enseña Condis, entre otros. Considera que su lista es integradora tanto en "género, como en generaciones y culturas". 

Desde la izquierda,  Carol Daunert, Anna Maria Gassió, directora general de Pompas Fúnebres de Badalona e Isa Moll / JORDI COTRINA

Además se suman candidaturas sin cabeza de lista promovidas por entidades independentistas como la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y el Cercle Català de Negocis. Es el caso del cofundador de Petrolis Independents, Joan CanadellO representantes del lobi femenino '50a50', como la profesora de Esade, Isa Moll; y Carol Daunert (Diverinvest), así como la secretaria general de Sedigás, Marta Margarit; o la cocinera Ada Parrellada, que lo han anunciado por Twitter.

Otras representantes de este lobi han ido comunicando a través de twitter la formalización de su candidatura-

La estrategia nacionalista consiste en diseminar vocales por el pleno. En Barcelona son 40 vocales elegibles. Cada candidato se presenta bajo un epígrafe. Su meta es condicionar una presidencia prosecesionista. Si prosperaran sus planes en todo el territorio, con un totral de 319  vocales entre todas, tendrían que celebrarse elecciones en las 13 cámaras, en vez de las de Barcelona y Reus, las únicas en las que hay más de un candidato a presidente.

En el caso del lobi '50a50' buscan forzar una presidencia defensora de la paridad entre hombres y mujeres. Este grupo, presidido por Anna Mercadé, avaló la unión de Crous y Torres, pero asegura que finalmente rompieron por "diferentes intereses económicos y de poder" de la misma.  

En el 2013, el empresario Ramon Carner, del Cercle Català de Negocis, oponente de Valls en el 2010, logró que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) anulara los votos por correo. Así, solo fueron válidos un 0,2% de un censo de 390.000 empresas. Con ello quedó patente el sistema arcaico existente, con el que unos pocos podían controlar las votaciones y en el que muchos votantes desconocen que lo son. Por eso la Conselleria de Empresa ha establecido el voto electrónico como única opción.

En el pleno de la Cambra de Barcelona hay 60 vocales. Además de los 40 elegibles por sufragio universal, el desfasado modelo vigente blinda otros 14 puestos para grandes empresas que hacen aportaciones mediante una subasta a partir de 75.000 euros y otros 6 plazas para las patronales, Foment del Treball (Fepime) y Pimec.

Temas: Catalunya