Ir a contenido

Entrevista con el presidente de CEOE, Antonio Garamendi

La CEOE espera salvar algunos acuerdos del diálogo social

"Confío en que aun haya posibilidad de mejorar algunas cosas", apunta Antonio Garamendi

La patronal traslada a los grupos parlamentarios que aprobar medidas por decreto ley es "precipitado y electoralista"

Rosa María Sánchez / Sara Ledo

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, en un momento de la entrevista.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, en un momento de la entrevista. / JOSÉ LUIS ROCA

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, no está dispuesto a poner su firma, en la mesa del diálogo social, a la "contrarreforma laboral" a la que aspira la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, y los sindicatos CCOO y UGT. Sin embargo considera que aún hay tiempo para salvar de la quema del adelanto electoral algunos acuerdos en los que se ha venido avanzando en los últimos meses.

En una entrevista con EL PERIÓDICO en la mañana de este viernes, Antonio Garamendi (Gexto, 1958) señala la posibilidad de avanzar en dos acuerdos que están encima de la mesa (los relativos a frenar abusos en la subcontratación y el control del horario laboral). Pero descarta pactar otras cuestiones que van en contra de "la filosofía de CEOE" (como la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa o la ultractividad de los convenios) y que están en la esencia de la reforma laboral del PP.

"Precipitado y electoralista"

Pero sobre todo Garamendi considera que nada debería ser adoptado por decreto ley en vísperas de una convocatoria electoral como la del 28 de abril. 

"Es precipitado y electoralista" adoptar por decreto ley medidas que "ni son excepcionales ni son urgentes", señala. En contra de la posibilidad de enmienda que ofrece un proyecto de ley, "el decreto es como un contrato de adhesión en el que no se puede cambiar nada; "o te lo comes, o no" y eso, según el presidente de CEOE, va en contra "del derecho de audiencia" que la Constitución reconoce a las organizaciones empresariales en la elaboración de las normas. "Lo que pensamos es que estas cuestiones se pueden abordar tranquilamente después de las elecciones, a partir de mayo o junio", remata.

Todos estos criterios de procedimiento han sido trasladados por la patronal "a todos los grupos parlamentarios" y el presidente de CEOE entiende que "en general nos entienden". Y a la pregunta de "¿El PDCat también lo entiende así?", Garamendi responde: "Espero que lo entienda, pero yo no puedo hablar en nombre de ningún grupo político"

"A ver qué sale el viernes"

Con todo, Garamendi admite que “hay dos temas de la mesa del diálogo social en los que que sí se podría llegar a un acuerdo", si bien el método del decreto ley le sigue generando dudas: "Veremos a ver qué sale el viernes”, apunta en alusión al Consejo de Ministros de la próxima semana.

El primer posible acuerdo se refiere a una reforma del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores para poner fin a los "abusos" que han dado como resultado una "bolsa de fraude" en la subcontratación de servicios por parte de las empresas. El caso más evidente es el de las camareras de piso ('kellys") subcontratadas por los hoteles a empresas de servicios que aplican unas condiciones laborales precarias. Garamendi está de acuerdo con que las subcontratas apliquen a sus empleados las condiciones del convenio sectorial correspondiente a los servicios prestados (el del convenio de limpieza, en este ejemplo) pero rechaza que se aplique el convenio de la empresa receptora de esos servicios (el de la firma hotelera, siguiendo el ejemplo), tal como pretenden las organizaciones sindicales.

El segundo de los acuerdos posibles  podría cuajar en torno a la pretensión del Gobierno de establecer un mecanismo de control de la jornada laboral. La organización patronal considera que se puede avanzar en esta cuestión, pero situándola dentro de la negociación colectiva. "El control de los horarios no es algo que se pueda aplicar de forma genérica", afirma. 

"Estabilidad y moderación"

Antonio Garamendi fue elegido presidente de CEOE el pasado 21 de noviembre, en sustitución de Juan Rosell. Durante la entrevista se esfuerza en no entrar en el contenido de los temas que el Gobierno quiere impulsar por decreto para evitar su utilización electoral. Por eso, cuando se le pregunta por el borrador de decreto ley sobre igualdad salarial responde: "Estamos de acuerdo en algunas cuestiones y otras se pueden mejorar, pero no voy a entrar en ello porque sería entrar en el juego electoral".

Tampoco remata sobre si CEOE apoyará extender a mayores de 52 años el subsidio a parados de larga duración: "¡Cómo no vamos a estar de acuerdo!. Si fuera a través de un proyecto de ley sería algo de lo que se podría hablar, pero de otro modo es o lo compro o lo dejo".

Del resultado de las próximas elecciones espera "estabilidad y moderación" y no quiere entrar a considerar si cumpliría con este último requisito un Gobierno apoyado por Vox. "No voy a hablar de política. Solo diré que a los empresarios todo lo que sea moderado nos gusta y todo lo que sean extremismos no nos gustan".