Ir a contenido

Feminismo

Planes de igualdad: una 'rara avis' entre las empresas catalanas

Solo el 3,4% de los trabajadores en Catalunya están empleados en una empresa con un programa para promover la paridad de género

Gabriel Ubieto

Dos trabajadoras durante su jornada laboral en la cadena de montaje de una empresa española.

Dos trabajadoras durante su jornada laboral en la cadena de montaje de una empresa española. / JOSEP GARCIA

Los planes de igualdad siguen siendo una 'rara avis' dentro del tejido empresarial catalán. Únicamente 93.000 personas de un total de 2,7 millones de asalariados que están ocupados en Catalunya trabajan en una compañía con un plan de igualdad registrado en las oficinas de la 'conselleria' de Treball, Afers Socials i Families de la Generalitat. Es decir, el 3,4% de los asalariados. Así lo ha afirmado la directora general de Igualdad, Mieria Mata, en una rueda de prensa que ha tenido lugar este miércoles. "Podrían haber más, dado que el registro de los planes de igualdad no es obligatorio", ha declarado, a la vez que ha afirmado que desde la Generalitat trabajan para introducir esa obligatoriedad de la inscripción.

Los planes de igualdad son programas que pretenden promover la paridad entre hombres y mujeres en las empresas, tanto a nivel salarial, como de derechos laborales, conciliación y capacidad de promoción profesional. La Generalitat sobre los planes de igualdad registrados, realiza un seguimiento y evaluación que dura cuatro años.

Según datos ofrecidos por la directora de Igualdad, que ha visto como su presupuesto se ha visto incrementado de 582.784 euros en el 2017 hasta los 865.260,17 euros en el 2018, el pasado año su departamento ha revisado y evaluado un total de 69 planes de igualdad. "Sabemos que no es mucho, pero esta es la vía, tal como nos muestran ejemplos de referencia como Suecia Finlandia", ha declarado Mata.

Crece la brecha de género entre los migrantes

Los datos sobre planes de igualdad los ha ofrecido Mireia Mata en una rueda de prensa dedicada a la presentación del informe sobre la brecha salarial de género en Catalunya. Una de las conclusiones del estudio, elaborado conjuntamente con el Observatori del Treball y tomando como referencia datos del 2016, es que la discriminación salarial entre hombres y mujeres ha aumentado entre el colectivo de migrantes. Concretamente, los salarios descendieron en el 2016 respecto al año anterior el 2% en el caso de los trabajadores de origen extranjero y el 4,6% en el caso de las trabajadoras. 

La jefa del Observatori del Treball, Manuela Redondo, ha achacado dicho incremento a que los migrantes son el colectivo que accede a los puestos con peores condiciones laborales creados en el contexto de la recuperación de la ocupación posterior al estallido de la crisis. Y entre esos empleos 'low cost', las que se llevan las peores plazas son ellas.

No obstante, la brecha salarial entre hombres y mujeres a nivel global se redujo por segundo año consecutivo en el 2016 en Catalunya. Pasó del 23,9% al 23,4%, es decir, los catalanes cobran casi un cuarto más que las catalanas. Lo que en términos absolutos ronda los 6.000 euros anuales de diferencia. "Es un mal cronificado, pero que estamos combatiendo", ha opinado la directora de Igualtat.

El informe señala que ha sido debido al mayor aumento de horas trabajadas entre las mujeres, no debido a un incremento sustancial de los salarios, la variación principal que explica la ligera disminución de la brecha. Es en la mayor incidencia de las jornada a tiempo parcial entre las mujeres, tres veces más frecuentes entre ellas que entre ellos, así como la feminización de ciertos sectores, como la hostelería o las ocupaciones elementales, los factores claves que sustentan la desigualdad entre géneros.