Ir a contenido

instituciones económicas

Empresarios independentistas concurren a las elecciones a todas las cámaras catalanas

El Govern considera que la orden ministerial sobre los comicios no demorará su celebración, prevista para mayo

Agustí Sala

Miquel Valls, presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, en un acto institucional.

Miquel Valls, presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, en un acto institucional. / ARCHIVO / ALBERT BERTRAN

Empresarios vinculados al Cercle Català de Negocis (CCN) y a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) se están preparando para presentar candidatos a todos los epígrafes en las 13 cámaras de comercio. El plazo de inscripción finaliza el día 25. El objetivo es obtener el máximo de vocales para influir en la elección de un presidente proclive a las tesis nacionalistas.

La estrategia consiste en "diseminarse por todas las listas para obtener una representación real" de las pymes y los autónomos, según fuentes de una de estas organizaciones. En general, se presentan candidaturas con un cabeza de cartel que opta a la presidencia y otros candidatos, uno por cada epígrafe de actividad, que varía según la cámara. 

A las de la Cambra de Barcelona, en la que hay 40 plazas del pleno elegibles por sufragio universal, concurren la alianza de Enric Crous y José María Torres, a la que se podría sumar el lobi de mujeres '50a50'; el economistas Ramon Masià y el financiero Carles Tusquets. En las cámaras de Terrassa y Sabadell son 30 en cada una y en la de Manresa, 27, por poner unos ejemplos. 

Voto electrónico

Tras publicarse el sábado pasado una orden ministerial que trata de reforzar el voto electrónico, en la Generalitat respiran aliviados porque no creen que esto demore las elecciones previstas para el 8 de mayo y del 2 al 7 para el voto remoto.

Finamente, el Ministerio no mantiene el voto por correo como tenía inicialmente previsto, y sí el electrónico, el único previsto por la normativa de la Generalitat.

Según fuentes del Govern, la reglamentación del Estado solo obligará a hacer unos ajustes en la plataforma de contratación de los sistemas de voto electrónico y obligará a las cámaras a convocar plenos para adecuar sus reglamentos de régimen interno. De todas formas, fuentes camerales afirman que, tras un primer análisis de la orden ministerial, "es posible que no haya que modificar nada".